domingo

Chucherías míticas: el chicle cheiw


Todos los que lo hemos probado estamos de acuerdo en que ha sido y será el mejor de la historia, su sabor era muy duradero y de verdad se hacía gimnasia mandibular.
Lástima que Damel ( la empresa confitera que los fabricaba) dejara de elaborarlos y perdiéramos para siempre este mito de nuestra infancia.
La foto es de www.teacuerdas.com

5 comentarios:

Alfonso dijo...

Había un niño que iba al kiosko y le decía al hombre, ¡oiga! ¿me da un paquetito de chicle? y decía el hombre, ¿cheiw? y decía el niño, no, chinco.
jeje
Este era el chiste que más contaba yo cuando tenía once años así. Malo, ya lo sé. Pero no me dejaban más, ni siquiera yo sabía que había chistes de otra manera.
Aunque me gustaban los cheiw, yo prefería los Bazooka joe (no entendía porque tenían que poner una picardía en el papel), eran redonditos y tenían tres pisos, y duros como el granito. También había otros chicles que estaban muy ricos, que se llamaba 'niña' y yo los comía a escondidas, porque, claro era un niño y el chicle traía recortables con vestiditos de niña, y claro, si yo jugaba a eso, se me caía la cuca, según decían.

Satie dijo...

La verdad es que a mí también me gustaban los bazokas pero recherdo que de los cheiw había hasta de regaliz...

J dijo...

el otro día busqué en Internet fotos de los caramelos MASTIA
Míticos

Alfonso dijo...

Pues había otro chicle por ahí, no sé si os acordaréis, que se llamaba Thunder, y cambiaba de color. Continuamente me lo sacaba de la boca para ver de que color estaba. A saber de que estaba hecho...

Satie dijo...

Es verdad, no me acordaba de ese