domingo

En lo que he cambiado siendo padre

En los próximos meses, personas a las que tengo mucho afecto van a ser padres y se me ha ocurrido escribir algo al respecto. No, no os asustéis, no pienso escribir un mini recetario de cosas que sirvan para ser mejores progenitores. No creo en eso. En realidad, no creo que algo tan profundo y tan difícil como criar a tus hijos se pueda trasladar a otros. Es una experiencia única e intransferible, en la que lo que se aprende, forma parte de uno hasta sus últimos días. Por otro lado, no soy de los que piensa que sólo cuando una persona tiene descendientes se realiza completamente. Desde mi punto de vista, se tenga o no familia, la vida puede ser igual de plena.
Así que pensando en qué podría contar sobre esto, he decidido que lo mejor que puedo aportar es los cambios que se han hecho evidentes en mi persona, al menos, de los que yo he sido consciente,  y que  atribuyo a tener hijos.
Para empezar, tener hijos me ha hecho mucho menos egoísta. Dejé de pensar primero en mí y en mis necesidades y no me di ni cuenta.
También he conocido lo que es ser paciente y saber esperar. No intervenir en la vida de ellos para evitar sus errores y dejar que los cometan. Aunque a veces, es muy complicado, sobre todo si esos defectos son los que no nos perdonamos a nosotros mismos y vemos repetidos en sus comportamientos.
Una de las cosas que nunca entendí es cuando me decían otros padres que hay que dejar que los hijos vivan su vida. ¿Tan difícil es dejar que nuestros hijos sigan sus propios caminos? Pues sí. Casi sin darte cuenta se puede caer en el error de trazarles la senda que a uno le hubiera gustado seguir, para que ellos la continúen. Era de los que pensaba, ese error yo no lo cometeré. Y claro que sí. Pero con el tiempo he aprendido que sus vidas son distintas de la mía y que tendrán que tener su propio proyecto que compartiré o no.
Definitivamente, desde que soy padre me he vuelto mucho más emotivo. Es como si se hubieran activado resortes que desconocía en mí mismo.
He aprendido mucho de los que no dan consejo pero ofrecen modelos desde la distancia. Sí, me refiero a los abuelos. Esos que sabiendo la envergadura de la empresa en la que nos hayamos incurso respetan nuestras decisiones aunque piensen de distinta forma. Cuando no he sabido qué hacer siempre he tenido una respuesta valiosa observando su comportamiento.
También he aprendido  muchas otras cosas cotidianas como cambiar pañales, montar todo tipo y condición de juguetes y arreglar desperfectos de diversas clases.
Pero sobre todo, lo que más claro me ha quedado  es que educar a un niño no es nada fácil,ni es algo a tiempo parcial, hay que estar ahí cuando es necesario aunque sea en segundo plano. Porque por mucho que crezcan por muy independientes que se vuelvan, nos necesitan, aunque ellos no lo sepan.
A todos los que vais a tener familia próximamente, mucha suerte y mucho ánimo.Seguro que también a vosotros os cambiará.

sábado

El Instituto del Amor

Pues había una vez un Instituto de Madrid que se convirtió en centro con Bachillerato de Excelencia. Un proyecto salido de la cabeza de una antigua  presidenta de Comunidad de nombre Esperanza. A ese centro iban los alumnos que tenían mejores resultados, de los que se esperaba todo, de los que tenían que rendir más y mejor que la media y de los que la casta política estaba orgullosa. Eran el futuro, la gota en el océano. Los que sabían lo que era la cultura del esfuerzo a diferencia de sus millones de compañeros, que vagueaban por los Institutos públicos fumando drogas y escuchando heavy. Eran los que tenían como Director a un catedrático de Latín. O sea, un paladín de las humanidades, de los sentimientos y del lado menos analítico de las enseñanzas. Era un centro modelo, genial, tan bueno que hasta los alumnos decicieron seguir los consejos de su Director y aparcar el amor de sus vidas. Pero no sólo el amor homosexual (ese ya estaba proscrito) todo tipo de amor. Que ya se sabe que distrae mucho y no se puede pensar. Qué bonita historia, en la que estos alumnos serán cualificados profesionales sin sentimientos.


 

miércoles

Dolor crónico

Mi queridísima mujer:
Creo que no tiene usted idea, perdón por mi atrevimiento, de lo que significa padecer un dolor crónico. Es algo que te toca sin que te pregunten. Algo que te puede condicionar la manera de vivir. Que es silencioso pero que está ahí siempre, el que grita es uno. Imagínese que le están apuñalando a cada instante en cada parte de su cuerpo, pero no ve los puñales ni puede hacer nada para quitarlos...
Suele pasar que te calles el dolor para que no sufra quien está a tu lado. Pero cuando ya no puedes más lloras de la impotencia y te preguntas por qué a ti. Puede que te digan que tomes medicación de por vida, con sus eternos efectos secundarios. Dolor crónico es una cosa muy jodida, querida mujer. Sólo la palabra crónico te dice que hasta que te mueras te vas a enterar de lo que es un martirio chino.

Sin embargo, dolor crónico también puede ser personas como usted. Gente que ha estudiado, que tienen un cargo, que sois pagados por ello, que nos representais Y QUE DECÍS UNAS COSITAS POR ESAS BOCAS QUE SON DE VERGÜENZA.
Espero, mi querida mujer, que nunca padezca nadie de su entorno dolor crónico. Es algo que no se le desea ni al peor de los enemigos. Feliz año.

domingo

¿Cincuenta Sombras de Grey?

Ni aunque fueran doscientas pienso yo leerme este libro. ¿Puede alguien darme algún motivo para convencerme de que merece la pena invertir veinte euros en esta historia? Daré algunas razones que me llevan a esta conclusión.
Primero el título. Anodino, irrelevante. Si fuera una novela negra, a lo mejor este título sugeriría algo más, pero en una novela erótica...
Segundo, la temática. Sadomaso en versión light para nuestras muy aburguesadas mentalidades. Lo suficiente para hacer creer al que lo lee que está imaginando lo más de lo más pero sin llegar a escandalizar. No sea que se pueda herir la sensibilidad de alguno.
Tercero, la campaña de márketing. Estoy ya de esta trilogía, hasta la coronilla.
Cuarto, lo que supone un libro como este. Escrito por una mujer y resulta que va de las experiencias de otra que se deja putear por su pareja y que encima va y le gusta. Tantos años de lucha por la liberación del sexo y la sexualidad femenina, para que ahora estos libros nos enseñen a los tíos que esto es lo que de verdad gusta a las mujeres.¡Venga ya!
Quinto, porque tiene pinta de ser un tostonazo aburrido. Si me apeteciera leer literatura erótica de calidad seguramente elegiría alguno de estos que seguro que son más divertidos.



La chica de la cámara

De siempre le gustó sacar fotografías a todo lo interesante que veía.Tantos momentos felices, el vuelo de un pájaro, el perro que saltaba de alegría al ver a su dueño, un coche antiguo que circulara por la ciudad, un concierto espontáneo en plena calle...todo ello y más era digno de ser fotografiado.
Nadie se explicaba la destreza, la habilidad y el estar ahí justo en el momento en que todo pasaba para poder hacer la fotografía.
Un día, entrada la noche, decidió pasear por el paseo marítimo. Quería fotografiar la luna reflejada en el mar frío. No lo vio venir. Ni siquiera lo escuchó. Lo único que sintió fue como la tiró a la arena y cómo empezó a rasgarle la ropa. El pánico no la dejaba gritar. Sus ojos se abrieron más de lo normal. Su retina captó la imagen de su asesino poco antes de hacer con ella todo lo que le vino en gana. El monstruo sólo quiso su cuerpo y no su bolso.
La policía pudo cogerle al día siguiente: sus fotografías estaban aún frescas en el bolso de la chica de la cámara. Una cámara que nunca encontraron porque...eran sus propios ojos los que enfocaban, encuadraban, fotografiaban todo lo que a ella le parecía interesante sólo con parpadear. Y era en su bolso donde aparecía el resultado de esa habilidad tan especial. Esa noche pestañeó hasta que el último hilo de vida se escapaba por sus pupilas. Su bolso estaba cargado con cientos de fotografías del monstruo que acabó con ella, pero que afortunadamente no acabará con más mujeres.

jueves

La piscina de los pensamientos

Hace algunos años que nado varias veces a la semana y aunque he de reconocer que al principio me aburría, ahora es una de las actividades que más me relajan. Los pensamientos se van de un lado a otro mientras recorro la calle una y otra vez. A veces, cuando más abstraído estoy, ni siquiera noto que esté mojado, parece como si volara encima de la piscina. Otras, me imagino que las cosas que pienso salen de mi cabeza y se quedan ahí, en el agua, junto con las de las demás personas que nadan o han nadado anteriormente. De esa forma, cuando me hundo en el agua, es como si las vivencias ahí acumuladas resbalaran sobre mi piel y se alejaran en dirección a la nada.
Los brazos apartan las ideas entrelazadas y se abren camino. Ocasionalmente, al respirar, ideas que flotan entran en mi cabeza y pasan a formar parte de mi imaginario.
No sé si el cloro tiene propiedades que desconozca, pero debería investigarlo.

domingo

Domingo otoñal

Casi parece que el invierno se adelanta este año. No es que uno tenga ganas de que lleguen las temperaturas gélidas, ni mucho menos las luces que acompañan a eso que llamamos Navidad y que cada vez se parece más a una feria.
Pero estar en casa cuando la tarde va entrando en su ocaso, arremolinado en un sofá con un té calentito y buena compañía... no se me ocurre un plan mejor.



miércoles

Basuras en Jerez

Por fin se llevaron anoche la basura de los alrededores de mi casa. Lejos de estar feliz me siento como un bicho raro, como si hubieran defendido unos derechos a costa de los míos. Todo eso durante un mes. Cada uno tiene sus intereses y no les culpo. Pero yo no tengo la culpa de lo que pasa. Y si pago mis impuestos no quiero estar paseando por las calles de mi tierra con la sensación de ir por una ciudad desierta de vida y cubierta de mierda, una ciudad que se ha quedado con una mano delante y otra detrás. Una ciudad conocida fuera de ella como la que debe más dinero, la más sucia y...En fin, me siento como un bicho raro: jerezana pero enfadada. Que mira que es raro que nos enfademos....

viernes

Bohemian Rhapsody

Siempre me gustó este grupo y sus canciones. Freddie fue para mí un músico espectacular que no me hubiera importado tenerlo de amigo.
Últimamente, una vez al día, escucho este tema tan espectacular como bueno. Son seis minutos de puro arte. No voy a hablaros de términos musicales porque aún me queda un recorrido enorme para tener una leve idea. Si queréis saber algo sobre este tema en dichos términos serán otros quien os lo explique.
Los primeros tres minutos son una lenta declaración de un problema oculto que tiene el protagonista. Es un baile lento pero con un drama detrás. Del minuto tres al cuatro hay un espectacular juego de voces, un coro que asemeja un juicio eterno y que no es para nada justo con el alma del cantante. A partir del minuto cuatro hay una exaltación de todo lo malo que un hombre puede llevar dentro de su cuerpo. Una jauría de sentimientos locos que salen por los poros de su piel. Ese terror dura un minuto y luego, se produce una calma...un estado de sumisión donde parece como si el alma del músico saliera en cada nota musical que se escucha.
Fueron muchas las versiones para dar explicación a la trama de la canción. Pero la que se escuchó con más fuerza es que fue la declaración de la homosexualidad de Freddie que en aquellos tiempos vivió siete años con Mary Austin como pareja.
Escuchen...por favor esta canción de manera diferente. Como lo he conseguido yo. Y verán que no les miento: es una obra de arte. Os la dejo con la letra.






martes

Jerez de la Vergüenza

Lo que el conflicto de las basuras está poniendo de manifiesto es el fracaso de una sociedad al completo para resolver problemas, que aún siendo graves, podrían y deberían solucionarse en una mesa. Repasemos las responsabilidades.
La empresa, principal responsable de este embrollo. Por querer hacer cargar con el recorte que el Ayuntamiento va a hacer el próximo año sólo a los trabajadores. O sea, que después de años de inflar el precio del servicio, cobrando muy por encima de lo que debería, bien es verdad que con retrasos, no está dispuesta a reducir su margen de beneficios. Estos son los grandes empresarios que tiene nuestro país, que cuando llegan las vacas flacas se dan la vuelta y dicen, a mí me da igual, yo quiero seguir ganando lo mismo, me pagues lo que me pagues.
Los políticos en segundo lugar. ¿Para qué necesitamos responsables municipales, muy bien pagados, si cuando realmente les requerimos se esconden como si el asunto no fuera con ellos? Que hablamos de un problema de salud pública, que llevamos  cerca de 20 días con los desechos en las calles. Ah, y para hacerlo todo más curioso, la Junta de Andalucía, usa el tema para cargar contra el Ayuntamiento por ser de partido distinto. Porque decir que no hay problemas de salud con lo que tenemos en las aceras, es como no querer ver el tsunami.
En tercer lugar, los trabajadores, por querer arramplar con toda una ciudad en la lucha de sus legítimos derechos. No es que no lleven la razón, eso yo creo que todos los ciudadanos lo entendemos, es que no se puede tensar la cuerda hasta el punto de hacer rehenes del conflicto a más de 200.000 vecinos. En vez de ser los villanos de la película, podrían haber sido los héroes sólo con haber aflojado la tensión, cumplido los servicios mínimos y no haber puesto a la ciudad contra las cuerdas. Si hubieran hecho esto, ahora en vez de oir insultos de los jerezanos, estaríamos codo con codo apoyando sus reivindicaciones.
Y en último lugar los propios jerezanos que una vez más miramos para otro lado y dejamos que sean otros los que gobiernen el conflicto. No ha habido ni un sólo atisbo de organización para depositar menos detritos en las calles. Ni siquiera un poco de organización ciudadana para hablar con los trabajadores y convencerles de que nos coordinemos ya que los políticos no han querido. No, una vez más los habitantes de esta ciudad al sur de Europa, hemos vuelto a decir que no hay derecho y hemos seguido tirando nuestras basuras al rincón, como si tal cosa.

Lo malo de esta huelga no es que tengamos que convivir con la mierda, lo malo es que ha puesto de manifiesto las vergüenzas de una ciudad entera ahí, a la vista de todos.

jueves

Eres preciosa

A veces, mi trabajo tiene momentos sorprendentes como el que he vivido hoy. Tenemos un alumno nuevo este curso que tiene múltiples dificultades, entre las que una de las más significativas es la relación con sus compañeros. Más en concreto, con sus compañeras. Buscando llamar su atención, utiliza frecuentes insultos para dirigirse a ellas. Uno de los que más usa es ese de apelar a la mujer con el nombre del oficio más antiguo del mundo y que empieza por "p". Lógicamente, y aun a pesar de los problemas que este chico manifiesta, no se puede dejar pasar un comportamiento como este, por lo que intentamos corregirle y a la vez dar pautas a los alumnos para que pasen por alto sus apelativos. Por un lado, para no prestarle excesiva atención y por otro para que seamos los profesores los que corrijamos el problema.
Bien, visto que por ahora no estamos teniendo mucha suerte, decidí intentar una nueva estrategia. La de enseñarle al chaval una manera más adecuada de llamar la atención de sus compañeras. ¿Cómo? Pues diciéndoles un piropo que además empiece por "p", por ejemplo, preciosa. Así, se lo propuse y para que pudiera contrastar el efecto de tal palabra en las alumnas, llamé a una de ellas para que recibiera el cumplido. Le dije, "como tu compañero te dice cosas feas, hoy ha decidido decirte otra cosa a ver qué te parece".
La chica no miraba al alumno, por temor quizás, a oir lo que otras veces había tenido que escuchar. De pronto, mi alumno le mira a los ojos (cosa que no suele hacer) y le dice: "eres preciosa".
La chica se ruboriza y desarmada, lo mira y contesta: "gracias", con un hilo de voz.
A buen seguro, mi alumno hoy ha descubierto que es mucho más fácil llamar la atención con un halago que con un insulto. Y yo, he vuelto a comprobar, que con todos los años que llevo en esto, aún sé menos de lo que pensaba (que es bastante poco).

lunes

Vivir al este del Edén

Cuando pasan los años te vas dando cuenta de lo que se ha quedado por el camino.
Ahora las noticias no varían mucho de cuando eras pequeño. En aquellos tiempos tú jugabas mientras los mayores eran los que sufrían por tí. Tú tenías todo el tiempo del mundo para ser feliz mientras a ellos les iba faltando el tiempo y seguían sin conseguir ser felices al 100 por 100.
 La vida es así de puñetera y te pone delante, tarde o temprano, la realidad pura y dura. Te transforma de niño a adulto sin apenas darte cuenta. Te hace sufrir por el sufrimiento de los demás. Te hace preguntar si el momento que vives va a ser siempre así o cambiará para mejor. Te hace añorar cuando jugabas al escondite y si te empeñabas no te encontraban. Te hace suplicar que cuando te acuestes esta noche no tengas pesadillas como las anteriores. Y también te hace comprender que si quieres vivir tienes que saber hacerlo...aunque sea al este del Edén.


domingo

The Newsroom

Esta nueva serie de Aaron Sorkin (el del Ala Oeste), aparentaba mucho más de lo que está dando. Con lo que me gustan las de periodismo, me las prometía muy felices viendo a Jeff Daniels en el papel de presentador, editor y crítico de un noticiario de máxima audiencia. Pero no.  Cada episodio está diseñado de forma independiente, al estilo de Lou Grant. Se tratan temas que han sido noticias reales, como la primavera árabe  y se intentan poner de manifiesto los múltiples conflictos éticos profesionales que los personajes deben resolver a la hora de investigar las noticias. El resultado es muy irregular. Suelen ser muy brillantes los momentos en los que Will McAvoy (Jeff Daniels) está delante de la cámara presentando su programa, pero no están a la altura ni los diálogos, ni los personajes secundarios, que resultan demasiado estereotipados. La relación entre Will y su productora (Emily Mortimer) está hilada de forma muy infantil, no convence.
En general, la serie es una colección de arquetipos: periodistas jóvenes,con talento pero inexpertos, son guíados por la vieja gloria y en el camino van aprendiendo. Francamente, creo que la serie intenta beber demasiado de la antes citada, Lou Grant y no consigue siquiera emular la atmósfera de su antecesora.
Una lástima, porque ya empezaba a echar de menos historias que no sean de época o de fantasía. Pero bueno, es lo que hay.


lunes

Otra más, Sr. Wert

A este paso casi mejor le dedico el blog al ministro de educación, pero es que este caballero cada día tiene una nueva. Ahora resulta que los estudios indican que la inversión en educación influye en la calidad de la misma, pero sólo hasta cierto punto, dando a entender de esta forma, que en España ya se ha invertido todo lo que se tenía que invertir y que echar más dinero a la "olla educativa" no serviría de mucho. Bueno, pues ya lo ha dicho. Ha quedado claro que el nivel inversor del estado en la educación ha tocado techo y si no estamos a la altura de países como Suecia o Finlandia no es por el dinero que se invierte de menos en relación con estos países.
Cualquiera que haya viajado un poco por algunas de las naciones con las que nos compara el insigne ministro, habrá podido comprobar que la inversión en educación de los españoles dista bastante siquiera de acercarse no ya sólo en lo referente a  las instalaciones, sino también a profesorado de apoyo, ratio, profesorado especialista, rigidez legislativa, estabilidad curricular, apoyo social, apoyo a las familias etc.
Porque no sólo hay que invertir en el sistema educativo, Sr. Wert, también es necesario que las familias sean ayudadas cuando tienen que tratar con hijos con dificultades. También hay que colaborar no cambiando las normas y los curricula cada vez que entra un partido nuevo. Hay que prestigiar la labor docente, no hacernos sospechosos de gandulear. Hay que promocionar la educación pública, no equipararla a los centros que separan a los niños por sexo (o de educación diferenciada, como eufemísticamente los llama).
Ya ve, las reglas del juego no pueden ser las mismas para todos, porque si quiere compararnos con Suecia o con Alemania, tendrá primero que admitir que catorce años de educación obligatoria hasta los dieciséis años como llevamos en España, no son comparables a los más de cuarenta que llevan en Suecia.
Ya sé, dentro de sus funciones está la de apretarnos las tuercas a los docentes, pero no la de intentar confundir a la población. Que después, las armas las carga el diablo, Sr Wert.
En la foto, un taller de orfebrería en un Instituto público sueco que pude visitar. También tenían un aula de cocina, polideportivos (varios), talleres de soldadura, laboratorios perfectamente equipados... y todo eso para educación secundaria obligatoria, solamente.


viernes

Reinas

A todas las mujeres luchadoras. Porque son dulces y fuertes. Reinas de la vida. Va por vosotras, hoy y todos los días.

jueves

Lo imposible

La película que a cada uno de nosotros nos toca vivir es una sorpresa. Unos viven una película de amor, otros se montan una película bélica, hay quienes sólo quieren tener una que tenga un final feliz...
Pero cuando a alguien le toca ser la protagonista de Lo imposible es una mezcla de terror, amor, maldita suerte (como ella define) y sufrimiento con un final feliz pero angustioso.
No puedo ir a verla. Ya me gustaría sentarme en el cine y no emocionarme. Ya me gustaría. Pero no puedo.
Mi hija ha ido a verla. Le gustó. Pero yo no puedo como madre ir al cine. Me contaba cómo hacían para poder encontrarse, cómo se cuidaban unos a otros y me decía que la vida te puede cambiar...en cuestión de segundos.
He encontrado esta joya. Donde Maria Belon y Naomi Watts, protagonistas, hablan. María, a simple vista, no se diferencia en nada a mí. Es morena, española, tiene hijos, está casada...y vive. Escucharla me resulta doloroso. Me intento poner en su papel y la única diferencia entre ella y yo es que creo que yo no hubiera sobrevivido. Pero las madres tenemos que lograr que los hijos salgan a flote, agarrarlos fuerte pero con mucho cariño. Me daría pánico ver cómo una gran ola se los lleva. Si yo abriera los ojos y no los viera tendría la horrible suerte de sobrevivir y desearía estar muerta.
No puedo evitar emocionarme viendo sólo éste vídeo...una y otra vez. 

sábado

Aparcados

(Esta entrada la quiero dedicar a todas las personas que se dedican al cuidado de personas dependientes y/o mayores, en instituciones o domicilios. Ahora que vuestro trabajo es tan poco valorado que sois los últimos en cobrar. Gracias por lo que hacéis).
Ayer, fui a visitar a un familiar a una "residencia de la tercera edad asistida, hogar para abuelos" o como quiera que se le llame ahora a los anteriormente conocidos como asilos. Está en la unidad de demenciados, ya ven como se las gasta el nombrecito. La verdad es que son muchos los sentimientos que el ir allí me ha provocado, muchos contradictorios. Desde miedo al ver lo que puede pasarnos hasta dolor, pena e incluso alivio al ver cómo la sociedad arregla un problema al que no sabría qué solución alternativa dar. Esto es lo que el mundo moderno no enseña. Tenemos un grave problema con nuestros mayores al que no estamos sabiendo responder y los tenemos en instituciones, aparcados esperando a que la naturaleza siga su curso. Nada más entrar en el edificio encuentras en un gran salón a un nutrido grupo de personas ancianas, todas sentadas, en silencio absoluto, con la televisión puesta. Nadie se mueve, algunos duermen, las miradas perdidas. Saludas y es como si se oyera llover, nadie contesta. Y esta es la estancia de los que están bien, de los que aún controlan sus pensamientos. Lo que se ve al entrar en la unidad de demenciados es más o menos o lo mismo, pero en la planta baja en una habitación cerrada bajo llave. Allí, sí hay frases, aunque tienen poco sentido y allí las personas sí hablan, pero a duras penas consigues entenderles. El olor en todo el edificio es a pañal. Curioso que el principio y el final de nuestras vidas se parezca en este asunto. Lo único que da un rayo de esperanza, que te hace conectar con la vida, lo que entendemos como vida, son los sentimientos del personal que les cuida. Les transmiten cariño, fuerza y les recuerdan que son igual de personas que los que
estamos fuera de allí.

  

domingo

Quiero ser Patricia Conde

Está bien eso de que como el Mundo está hecho una mierda seamos capaces de crearnos uno a nuestra imagen y semejanza. No es bueno eso de escuchar tantas historias deprimentes. Tantos cantos de cuervos que nos van a sacar los ojos y hacerse un bolso tipo Vuitton con nuestras tripas. No queremos que nuestros oídos capten el más mínimo de los lamentos para que sean transformados en nuestro cerebro en imágenes dantescas.
Tenemos que ser más positivos. Tenemos que crearnos algo que nos haga levantarnos cada día mucho más preciosas que ayer. Queremos una heroína de cuento de hadas muy rubia, muy guapa, muy treintadolescente, muy sutil en la provocación y muy provocadoramente infantil para la edad que tiene.
Por eso Patricia Conde tiene una razón para que yo exista. Ha creado un blog que se llama EL MUNDO DE PATRICIA donde no para de darme envidia a diestro y siniestro. Tiene los encuadres fotográficos de su día a día más perfectos que yo haya podido ni imaginar. Sus galletitas de Hello Kitty son un primor. Me gustaría ser una de las muchas que le dicen en sus comentarios todo lo que ella quiere escuchar...
Yo, de mayor, quiero ser una pava perfectamente dibujada en un blog. Que tenga una cara angelical dentro de una cabecita profundamente hueca. Quiero que me hagan todas las fotos haciendo morritos. Yo quiero ser PATRICIA CONDE.

jueves

Hay esperanza

¿Han preguntado alguna vez a adolescentes quiénes fueron The Beatles? ¿Se han llevado un susto mayúsculo al comprobar que sus alumnos oyen ese clásico del soul que tanto ama y ellos lo identifican como "la canción del anuncio de... "? ¿Han querido tirarse por un barranco cuando su sobrino de trece años ha oído su tono de móvil de The Ramones tan cuidadosamente elegido para que le identifique y le pregunta si esa banda es One Direction? No desesperen, aún hay esperanza. El buen gusto musical no ha muerto y la prueba es lo que algunos chavales son capaces de hacer partiendo de auténtica porquería.
Ejemplo 1: Una fuga usando como base un tema de Lady Gaga. Sí, créanlo, pulse el play Ejemplo 2: Una de los antes citados One direction, llevada al virtuosismo más salvaje por estos llamados "ThePianoguys" Ea, no me digan que no les he dejado entretenidos.

lunes

Lucía y su pasión

Todas las mujeres se merecen una canción para ellas solas. Que lleven su nombre. Que sean de amor. Que, aunque al mirarse al espejo vean arrugas y mala vida, les hagan sentir preciosas. Que no vean el color negro de la tristeza, sólo que lo vean en sus ojos y su melena azabache. Que el morado de sus puñetazos se borren con los acordes de dicha canción. Que sientan escalofríos por la pasión de las caricias y no por escuchar el sonido de un puñetazo en la mesa...preludio de un infierno.
Lucía, Manuela, Isabel, Carmen...todas merecen una canción que las haga sentir MUJER. No sólo hay canciones para las que no sufrimos.
Y aquí, una de mis canciones favoritas y una de mis pasiones favoritas: PASIÓN VEGA.
Va por todas, reinas.





viernes

El tango de la vida

La vida de una persona adulta está llena de aventuras. Debes recorrer el camino sabiendo por donde pisas. Como un baile.
Cada uno tiene que elegir el suyo.
Yo me permito, con mucho respeto, elegir el tango.
Es un baile apasionado, nada grotesco, muy intenso. Cada paso es relativamente proporcional al siguiente. Si te saltas uno...puedes enredarte entre las piernas y caer al suelo estrepitosamente. Necesitas una pareja que sepa tus pasos y necesitas saber los suyos para que dicho baile sea perfecto. Nunca verás dos bailarines de tango descompaginados, descompensados, desamparados...
Me gusta bailar el tango de ser madre, no puedo imaginarme la vida sin mis hijos. No quiero ni pensar lo que sería mi vida sin las vivencias que he tenido y sin las que tendré.
Me gusta el tango de ser esposa. Nunca encontraré a nadie tan "casiperfecto" como él.
Me gusta el tango de mi trabajo. Me reconforta ayudar.
El tango de los amigos y de la familia es algo más complicado. Porque no siempre estamos de acuerdo o no nos podemos ver tan a menudo. Sin embargo es un tango importante para mí.
Algunos de los que pasan por aquí me habrán escuchado decir lo siguiente: "La vida es un tango y hay que aprender a bailarlo". Y a mí me gusta aprender un paso nuevo todos los días. Prometo ir siempre con la cabeza alta y lo más guapa posible.


jueves

Todo irá bien

Si últimamente no me gustan las noticias es por todo lo malo que dan en ellas. Hablas con alguien y seguimos igual. Miras alrededor y algún conocido ya está carcomido por la crisis...
Cuando me noto nerviosa o no sé qué tengo que hacer escucho música. He encontrado por casualidad a este grupo. Me recuerda a Marvin y a Tammi.
Así que me permito cogerlo de himno. Un himno de alegría, un grito de ayuda. Tenemos que levantarnos para seguir caminando. Todo irá bien. No queremos violencia, sólo que se solucionen las cosas.
Seguro que todo se arreglará. Palabra de Agata.

miércoles

CUIDADO CONMIGO

Tengo poco tiempo y no puedo andarme con rodeos. Seguramente que al leer este escrito yo  estaré ya muerto o, aún peor, en la fase de diagnóstico.
No puedo explicar ahora cómo sucedió todo, pero sí decir que no me arrepiento de nada. No soy tan poca cosa soy más que eso...Soy el terror de muchos. No tengo yo la culpa, oiga.
Nací y sobreviví gracias a muchas circunstancias. Moriré gracias al odio irremediable de quienes me padecen.
Pero de algo tengo que advertirte...tú serás el siguiente. El siguiente virus que diagnostique algún médico que no sabe lo que tiene un humano que llega a urgencias con mocos, destemplanza y malestar.
Cuidado...







miércoles

Se me olvidó que te olvidé

He puesto miguitas de pan en mi vida. Esas que me hacen volver a casa una y otra vez.
He puesto señales para no olvidar mi camino. Ese que formé a mi imagen y semejanza.
No quiero sentirme extraña al mirarme en el espejo. He puesto todo mi empeño en ello.
Tampoco quiero perder los recuerdos que he amasado. He comprado en el Rastro una caja de espejos para ello.
No permitiré que mis ideas se filtren por los poros de mi piel y chorreen el suelo para que alguien extraño los recoja con una negra fregona.


Me horroriza pensar que mis besos y abrazos no sean ya míos...
Seré como yo misma ahora y siempre porque así está pactado.
Si todo empezara a cambiar tengo un trato.



domingo

Un Iphone ibérico

Como esta semana se ha presentado el nuevo Iphone, he estado leyendo noticias y reseñas del aparatito en casi todos los periódicos y revistas de nuestro país. No es que yo tenga el codiciado móvil, no me interesa lo más mínimo, aunque si alguien quiere donar el suyo sé donde venderlo a muy buen precio. El caso es que de todo lo que se ha hablado, lo que más me ha sorprendido es lo que decían los economistas acerca de la repercusión que tendría el mismo en la economía de USA, y no era un asunto baladí. Se hablaba de un porcentaje apreciable del PIB. Y sólo por este modelo en concreto. Sabiendo que en España tenemos bastantes ingenieros, con una formación de mucha calidad, programadores de contrastada solvencia y el diseño no es precisamente algo ajeno a los profesionales patrios. ¿Por qué no somos capaces de hacer algo parecido? Yo no creo que sea problema de falta de recursos, sino más bien de que nos hemos acostumbrado a que ese tipo de tecnología venga de fuera. Como si nos hubiésemos conformado con el turismo y la agricultura.
Si hemos ganado un mundial, y dos eurocopas, si Falete se ha integrado en nuestra sociedad sin problemas, si Sálvame se tolera ¿cómo no vamos a ser capaces de diseñar y fabricar un móvil mejor y más chulo que el Iphone?

viernes

Querido niñato


Querido niñato:
En esta vida existen motivos para no ser felices...
Un niño de 9 años que muere repentínamente en su clase delante de sus compañeros. Un hombre de mediana edad que lleva un mes trabajando y le dicen que se puede quedar ciego de un ojo. Amigos que son despedidos de su trabajo. Desconocidos, por ahora, que son desahuciados de sus casas. Alguien que se separa. Personas que enferman y no tienen más tiempo para disfrutar con sus familias. Maravillosa mujer que pierde la memoria a chorros.

Dices que estás triste y que sabemos por qué.
No lo sé, querido niñato. De veras que intento ponerme en tu lugar. Estás sano, haces algo que te gusta por lo que te pagan demasiado. Tienes una novia sacada de un sueño. Querías un hijo sin tener que aguantar a la madre y ahí está.
 Sin embargo, querido niñato, todo lo que tienes no hace que seas feliz. Quizás porque para serlo hay que ser respetuoso con los demás. Ser más humilde. Ser más humano. La avaricia rompe el saco y cuando se rompe se abre la caja de Pandora...

Cuidado, querido niñato.



miércoles

Independencia

Vaya por delante que respeto el derecho de todas las personas a sentirse del sitio que más les apetezca, sea un país, una región, un pueblo e incluso un barrio. Es más, creo más en los nacionalismos de barriada que en los nacionalismos de un estado. Ahora que todo va mal a nivel económico, una multitudinaria manifestación como la que ayer tuvo lugar en Barcelona huele a huida. A abandono en momentos de dificultades o a fanfarronería para negociar. O me dais lo que quiero o me voy. Pues ya ven, genial, el pueblo catalán o el del barrio de San Telmo de Jerez pueden pedir su independencia si así lo quieren... pero con todas las consecuencias. Nueva moneda, nuevas instituciones, empresas locales, productos locales, pasaportes para entrar y salir, impuestos y gastos únicos, defensa y protección social propia, selecciones nacionales y nada de rescates. Soportar aranceles para exportar y sistema financiero diminuto. A veces, los políticos prenden la mecha sin valorar las consecuencias. O no.


domingo

Vértigo

No acostumbramos a poner bandas sonoras en este sitio y me parece una injusticia que deberíamos subsanar. Sí, porque gran parte de los recuerdos que nos emocionan  de las películas tienen mucho que ver con sus bandas sonoras. Son como el condicionamiento necesario para que broten todas aquellos sentimientos que nos hicieron amar las dos horas de una historia. Hagan la prueba, oigan esta melodía que les propongo de uno de los más grandes, Bernard Herrmann. El tema de amor del Vértigo de Hitchcock  es un prodigio de evocación, con una sensibilidad pocas veces oída. Es tan magnífica esta pieza, que no pocos compositores han homenajeado al maestro Herrmann en sus trabajos. Pero es evidente que el músico neoyorkino también tuvo sus influencias, si no, oigan algunas óperas de Wagner y descubrirán las fuentes de las que bebió.
Disfruten y dejen escapar sus mejores pesadillas con la música de Herrmann.


jueves

El patio de tu casa

El patio de tu casa es particular. Ya lo dice la canción, José Bretón...

El patio de mi casa
es particular:
cuando llueve se moja
como los demás.

Agáchate
y vuélvete a agachar
que las agachaditas
no saben bailar.

Hache, i, jota, ka
ele, elle, eme, a,
que si tu no me quieres
otro amante me querrá.

Chocolate, molinillo,
corre, corre que te pillo.
¡Estirad, estirad
que el demonio va a pasar!

miércoles

Querida Olvido

Me he levantado esta mañana con una noticia protagonizada por usted que a buen seguro nunca quiso que sucediera. Pero esto es España, querida amiga.
Y ya sabe que un vídeo sexual en el que una mujer disfruta de su cuerpo aún es tabú. En pleno siglo XXI. Y ha decidido dimitir de su cargo para no perjudicar más a su familia. La comprendo, pero me hubiera gustado que el desenlace hubiera sido otro muy distinto. Que la repulsa social a lo que le ha ocurrido hubiera obligado a la detención de los culpables.Que todos sus convecinos se hubieran rebelado contra la hipocresía y hubiesen protegido a su representante.
Pero mucho me temo que tendrá que aguantar sonrisas malévolas y miradas lascivas, porque querámoslo o no la moral dominante es la que es y si robas a los ciudadanos vuelves a ser elegido cargo, pero si tienes la mala suerte de ser mujer, inteligente y tu sexualidad se hace pública ilícitamente, tu vida queda destrozada para mucho tiempo.
Ojalá me equivoque.
Todo mi apoyo y cariño.


jueves

Querida Gina Rinehart

Siento no conocerla personalmente porque me encantaría enseñarle algunas cosas que por lo visto, usted desconoce. Por ejemplo, que no todos los que no viven con trillones de dólares viven así porque se dedican a beber. Probablemente sea la realidad que conoce (la de que todo el que no trabaja bebe) en su familia, pero  no crea que esa es la generalidad. De hecho la mayor parte de los que no tienen lo mínimo para vivir dignamente, viven así porque otros como usted se aprovechan de su posición para especular con alimentos o fuentes de energía. Comprendo que hablar sea para usted una pérdida de tiempo, probablemente prefiera mandar y ser obedecida, pero es claro que otros preferimos aprender escuchando o ser mejores personas interactuando con otros.
Pero lo que tiene más gracia de todo es que esas palabras hayan sido dichas por alguien que disfruta de tantos recursos porque lo ha heredado de su familia, lo que hace que el asunto parezca tener gracia aunque no la tenga en absoluto.
Esperando verla por nuestras tierras, me gustaría que echara algunas peonadas en la vendimia de mi tierra por unas decenas de euros, así tendría menos tiempo para beber y hablar, como usted predica.

lunes

¿Menopausia o menarquía?


Es lo que tiene la sociedad en la que vivimos a día de hoy. Lo de ser mayor no vende nada, así que todo el mundo tiene que ser un eterno adolescente, vestir estrafalariamente y comportarse de forma errática aunque tu edad supere el medio siglo. Así los pañales para incontinencia urinaria se venden como algo muy chic o los pegamentos para dentaduras postizas hacen que los abuelos puedan flirtear sin temor a sonreir. Pero lo que de verdad me ha dejado patidifuso ha sido el último anuncio de Savia, un producto que supuestamente ayuda a mejorar los síntomas de la menopausia. Y claro como no van a sacar a una señora madura abriendo las ventanas en pleno invierno porque tiene un sofoco, colocan a Verónica Forqué en plan adolescente en su primera regla, con traje vaporoso, melena al viento y montando en bicicleta por verdes praderas, que así queda todo muy bucólico y etéreo. Y es que la soja tiene estas cosas, hace que la menopausia se convierta en menarquía. Cosas de los publicitarios. Después nos quejamos cuando en los viajes del Inserso se montan unas bacanales que ni en la Roma de Nerón.

sábado

Fórmula 44

Llegada a estas alturas toca un poco de reflexión...
Tengo arrugas en mi cara pero no en mi interior. Tengo un cuerpo imperfecto pero una cabeza algo amueblada. Sé con quién no quiero estar y con quién sí. Me gusta la música pero no bailo al son del más poderoso. Me gusta el cine pero no me creo todo lo que veo. Me gusta la familia que he creado y me gusta mi casa. Tengo pesadillas pero no por tener la conciencia intranquila, las tengo porque no soy perfecta.
Es verdad, no soy perfecta ni lo pretendo. Pero de lo que me he dado cuenta es de que he encontrado una fórmula para intentar ser feliz con lo que tengo. Para intentar hacer feliz a los que quiero. Para no quejarme de vicio. Me dejaré en el camino diario cosas que hacer para unos o para otros pero terminaré haciendolas. No me arrepiento de casi nada.
He aprendido a convivir con mis defectos. Me gusta mi edad porque sí y espero seguir sintiendo lo mismo.
Quiero conservar lo poquito que tengo lo mejor que sé. Y quiero sobrepasar los 47...la edad con la que murió mi padre.
 Hoy 25 de agosto cumplo 44 años y os quiero ver a todos aquí dentro de un año.

jueves

Mujercitas

Ser mujer cansa mucho.
Quítate pelos de donde sobra y arregla los que te dejan tener. Que si tinte, mechas, cortar, marcar. No te muerdas las uñas. No repitas bañador. No engordes. No provoques. No seas frígida. No tengas arrugas. Ten hijos. Cuídalos. Trabaja. Haz de comer. Siempre guapa. No pongas cara de amargada porque te dan un Activa para que evacues. Y un Aero-red para los gases. La casa...limpia como los chorros del oro. Tu marío presentable y que no le falten calcetines marrones.
Lo que digo...me hago un cambio de sexo.

miércoles

Carta de la restauradora del Ecce Homo

Hola majetes:
Ya estoy harta de que me crucifiquéis (va sin segundas) por la obra de arte que estaba a punto de culminar en Zaragoza. Qué fácil es criticar cuando no se sabe. Resulta que no era así como pensaba terminar la restauración, es como si os comiérais unas magdalenas antes de hornear. Por favor, cómo podéis pensar tan mal de mí. Tengo un currículum a mis espaldas que tumbaría al de cualquier artista. A ver, arreglé el rosario de la señá Gertrudis que tenía una cuenta rota. Pegué con loctite la Pilarica fluorescente que mi hijo me trajo de la capital y aunque no cuente, esta semana terminé de encalar las paredes de mi casa y han quedado pero que muy curiosas.
A los envidiosos quiero dejarles con la boca abierta así que he pintado entero el muro de mi dormitorio con el Ecce Homo tal como pensaba dejarlo. Así ha quedado, a ver qué tenéis que decir ahora mochuelos.


viernes

Los Fabulosos Baker Boys

Sólo he visto esta película una vez, en el cine y el recuerdo que tengo de ella es profundo. Me pareció entonces, hace ya más de veinte años, un retrato veraz de las desilusiones de la vida. De lo que uno espera hacer y de lo que la realidad te plantea como alternativa, casi siempre, caricatura grotesca de lo que se desea. De cómo alguien puede estar tan solo que la única compañía de un animal sea tu clavo ardiendo. De que hay personas que jamás deben enamorarse porque inevitablemente hacen daño aunque no quieran. Hoy, reviviendo algunas escenas, me sorprende la inmensa belleza de los personajes, la melancolía que puede transmitir y la inutilidad de luchar contra el destino que uno tiene marcado.Encima el Jazz como telón de fondo. Y Makin'Whoopee, claro.



miércoles

Billie Holliday

Porque me gustan las voces que enseñan toda la vida que llevan dentro. Porque sabe a cine y novela negra. Porque bajó a los infiernos y se recuperó y volvió a bajar. Porque no se dejó avasallar. Y porque es JAZZ, ella lo es en toda su extensión. Con ustedes...Lady Day



viernes

Cambios


Entraron en el café Paraíso, como siempre. Se sentaron en la misma mesa y el camarero les echó una mirada de reojo. Un café para él, un té para ella. Sin azúcar, con un terrón. La puerta que se abrió, entraba un cliente con un paraguas. No miró a nadie, ni siquiera se dio cuenta de que ella lloraba.
El hombre apuraba un sorbo de café y soltó un suspiro profundo. La mujer intentó beber pero no era capaz de sostener la taza.
De pronto , un cachorrillo de la calle se coló en el café para resguardarse de la lluvia y acabó en los pies de ella. Una sonrisa pasajera esboza sus labios .
El café se acababa por fin y el hombre recogía su maleta para irse.
Ella le mira fijamente implorando esperanza. El hombre se marcha musitando un breve adiós.

miércoles

El estado ideal de las cosas

Cuando el curso está en su apogeo tengo unas ganas increíbles de que lleguen las vacaciones, es un tema recurrente en las conversaciones de pasillo. Hay quien hasta tacha los días en un calendario como si fuera una condena. Y bueno, las vacaciones llegan y se instalan cómodamente en nuestro salón. De repente, la rutina normal de la vida diaria deja su paso a ese gran elefante que va a convivir con nosotros durante un mes.
Uno programa mil cosas para hacer en vacaciones, lo típico, un viaje, ir a la playa, leer la ristra de libros acumulados durante los meses de invierno y que no tuvieron una oportunidad entonces. Estudiar, ponerse al día en las aficiones personales. Vamos, que la lista deja en pañales a la de año nuevo.
Pues ya me veis aquí, a principios de agosto echando de menos el Instituto, con sus pasillos repletos de alumnos, con los adolescentes delante de la puerta del despacho ávidos por consultar dudas, con las prisas por llegar a tiempo a clase.


Sí, lo confieso, mi trabajo es tan atractivo que no me hallo sin él tanto tiempo. Llamadme masoquista, o privilegiado, pero ese es mi estado ideal.

lunes

Chavela

Pues no es que sea el estilo de música que más me emociona, pero la verdad es que hay intérpretes a los que respeto por su coherencia y sinceridad. No tenía buena voz, imagino que poco volumen, pero fuerza para dar y regalar. Y personalidad inconfundible.

jueves

Cuidado conmigo

Ha llegado el momento. No puedes escapar ya que te has merecido todo esto tú solo. Nadie te podrá escuchar, sólo yo. Nada te puede salvar. Has sido un mal humano.
Primero te quitaré el sentido de la vista. No verás cuándo me acerco.
Luego, te quitaré el del olfato. No oler es como si ya adivinaras estar muerto.
El tacto...te romperé las manos.
No tendrás gusto por nada. De eso me encargo yo.
Y no podrás oír porque te pondré la música a todo volumen.
Sabrás que ha llegado el momento cuando notes que te rebano con un cuchillo grande.
Primero los muslos, la barriga...y dejémosno de tonterías...te rebarané el cuello poco a poco. Te desmayarás y cuando recuperes la consciencia seguiré con mi dermatomo particular.
Sólo quedará de ti tu apellido...que al ser tan usual será inútil reconocerte.

miércoles

Despedida de soltera

Me invitaron a una despedida de soltera...
Como todo lo dejo para el último momento no tuve tiempo de depilarme las piernas. Todavía era invierno y al no tener novio aún por esa fecha ¿para qué martirizarlas?
Teníamos que ir vestidas muy provocativas. Me puse unos vaqueros ajustadísimos y una camiseta con gran escote de leopardo. Imaginad el panorama...vestida de "desesperada por pillar novio a los 30 y tantos" y...con un sombrerito que llevaba un pene que se balanceaba a cada movimiento. Mis tacones eran de vértigo...como las cebaduras que me estaban haciendo.
Nos hartamos de chupitos antes de comer. Comimos de manera desesperada para que el chupito no se nos subiera. Seguimos bebiendo de todo. Sentí con horror que mi barriga intentaba salirse del vaquero.
Lo que sí sé es que mi estómago...reventó. Me estaba cagando viva. Mis compañeras de borrachera no entendían por qué mis ojos estaban desencajados. Teníamos tanto alcohol encima que de intentar ayudarme, al rozarnos,  hubiéramos muerto todas de combustión espontánea. Quise ir corriendo al cuarto de baño de chicas. Con los tacones en la mano porque no llegaba y los ojos tan abiertos que se me secaron por una temporada. No podía quitarme el botón del vaquero que estaba puesto a presión y con los tacones en la mano poco podía hacer. El baño estaba, como siempre, ocupado. Entré como pude en el de chicos. El pene de mi gorro no paraba de moverse arriba y abajo mientras mi cabeza no paraba de sacudirse intentando hacer fuerza para quitar el botón...y me cagué. No pude quitar el vaquero a tiempo. Noté el horror resbalar a modo de líquido marrón y maloliente por mis piernas. Me resbalé y tuvieron que llamar al 112.
Y ahí estoy yo...en urgencias, oliendo a mierda, con un tobillo roto, miles de cebaduras, las piernas llenas de pelos, un pene en la cabeza...y un enfermero monísimo que se está cachondeando de mí en silencio.

lunes

La reserva (y III)

Viene de aquí.



No sé muy bien la hora que era, pero recuerdo que los ojos del médico que me explicó todo llevaban la noche en sus pupilas. Cuando le vi entrar, sabía que él era el encargado de comunicarme las noticias, esa falsa sonrisa siempre anticipa lo peor.
-Hola, soy el responsable de todo esto.
-Ya, ¿pero quién me explicará por qué estoy aquí?
-Indudablemente, yo soy su hombre.
-Pues empecemos.
-¿Estoy muy enfermo?
-No, todo lo contrario, está sano y en perfectas condiciones.
-Supongo que puedo marcharme, pues, ¿no? ¿Habrá sido una confusión?
-No, ahora se inicia el protocolo acordado para estos casos.
-¿De qué habla?
En ese momento descorrió las cortinas que separaban nuestra existencia del enfermo que aparentaba agonizar.
-Mírelo bien, me dijo moviendo su mano.
-Ya, se ve que está en las últimas.
-Pero observe con detenimiento su aspecto. Fíjese en su expresión, en sus ojos, en esa pigmentación de nacimiento que tiene en la frente.
Eso me hizo caer en lo que estaba pasando. El enfermo de al lado no era un paciente cualquiera, era alguien demasiado familiar, alguien con un aspecto conocido, terriblemente conocido. Era yo. Yo con sesenta años más. Esa mancha, ese rictus en la frente tan propio de mí.
-Pero, pero ¿esto qué es? ¿qué significa? Musité en un susurro.
-Es usted una copia. Creada con un fin, y ese fin es ahora. Le necesitamos, o sea, él le necesita. Requiere un riñón de forma urgente para poder seguir viviendo. Ahora ya lo sabe, es usted una reserva, una despensa de órganos que iremos usando conforme el paciente sufra fallas en su organismo. Por ahora ha tenido suerte, podrá vivir más tiempo sólo con el riñón sobrante. Pero no se haga ilusiones, no podrá salir de aquí. El corazón de su original está muy débil.


 

domingo

La lucha

Terminó extasiada. Casi con síntomas de deshidratación. La boca la tenía seca y no podía articular palabra alguna. Se sintió victoriosa pero débil. Aquello no era humano...Castigo divino por existir, eso es lo que ocurre en la vida. Tienes que pagar un pasaje que te hará recorrer, por algunos días, más metros en este lugar terrenal.
Terminó exhausta. Con la cabeza loca y la mano derecha dolorida. Tuvo que luchar con elementos demasiado grandes para su persona. Tuvo que insistir una y otra vez en rematar la faena. El enemigo no era invisible pero sí pequeño. Sin embargo, estaban unidos y eso era demasiado para ella.
Terminó por fín, ese día. Y eso le daba una sensación de paz y unos días de supremacía.

 Terminó Agata de planchar todo lo que no planchó en días...y suspiró por un buen té helado. Eso sí...tenía que tender lo que en la lavadora había: futuros enemigos mojados.






viernes

Sobre la violencia juvenil

Estos días, se está hablando mucho sobre las responsabilidades de diferentes sectores sociales en la violencia entre jóvenes a propósito de la muerte de un adolescente apuñalado por otro en el botellódromo de mi ciudad. Y la verdad es que escuchar a muchos sesudos tertulianos a veces, causa vergüenza ajena. Ya sé que decir esto ahora no es muy popular, pero creo que nunca la juventud de nuestro país ha sido tan pacífica y comprometida como lo es ahora. Que ocurran sucesos como el anterior no debería esconder el hecho de que millones de jóvenes luchan por su futuro y trabajan o estudian persiguiendo su destino. Es curioso lo pronto que se nos olvida, cómo hace menos de tres décadas teníamos una de las sociedades más machistas y permisivas con hechos violentos por ejemplo hacia las mujeres. O cómo mirábamos hacia otro lado ante crímenes terroristas o ante conflictos armados en otros países.
Nuestra juventud tiene defectos, los mismos que la sociedad adulta, ¿o es que sólo beben los adolescentes?

Está claro que es bastante hipócrita por parte de todos el hecho de que sólo nos fijemos en  ellos cuando pasan cosas como estas, mientras tanto, que no molesten cerca de nuestras casas y que se diviertan los más lejos de los núcleos residenciales posible. Con la mitad de la población menor de veinticinco en paro, con el estándard de vida por las nubes y con las pocas alternativas de ocio que les ofrecen las administraciones ¿no creen que nuestros jóvenes no son tan violentos como les pintan?

martes

300 dramas

Hace unos días, en mi ciudad, el Ayuntamiento ha hecho pública una lista con trescientas personas que se quedan sin trabajo en breve. Ya sé que desgraciadamente esto no es algo aislado, sin ir más lejos, en Andalucía se calcula que unos cinco mil profesores interinos dejarán de trabajar este curso. Pero hay una cuestión en todo esto que me sorprende e irrita. ¿Cómo es posible que hayan conseguido nuestros responsables políticos que la ciudadanía vea culpables en los que sólo son víctimas? ¿Cómo es posible que haya gente contenta de que conciudadanos que trabajan en una institución que está para servirnos se queden sin empleo? Se discute que si son unos enchufados, que si no hacen su trabajo en condiciones y tópicos parecidos, cuando la realidad es que no se puede generalizar y menos si de juzgar a otros se trata. Por supuesto que algunos habrán entrado a trabajar usando influencias  En todo caso, la responsabilidad no sería de ellos sino de quienes les han contratado de esa forma. Y si alguno no cumplía bien con sus funciones ¿sus responsables no tenían ninguna culpa de ello?
Pues ya ven, en nuestra ciudad volcamos nuestras iras contra los que no tienen la culpa y los auténticos causantes miran para otro lado por si pueden conseguir que la marea no les inunde.
¿Cuándo vamos a darnos cuenta de que el mal ajeno no beneficia a nadie? ¿Cuándo vamos a entender que no vamos a salir de este pozo sin el trabajo de todos y el apoyo mutuo? ¿Por qué no vemos la tragedia que se cierne sobre trescientas familias que aumentarán la ya ingente marginalidad de nuestra ciudad?
Por favor, vamos a dejar de tirarnos piedras los unos a los otros y luchemos juntos como sabemos, trabajando más y mejor y siendo sensibles con las injusticias que se dan a nuestro lado. Lo que nos ha hecho progresar y crecer siempre ha sido la unión en la adversidad, nunca los resentimientos y envidias.
Mi apoyo y cariño a todos los que a partir de ahora tendrán que empezar de nuevo, os necesitamos, no os rindáis.




viernes

Un viaje optimista por el futuro

Hace unas semanas, echando un vistazo por las estanterías de mi librería de cabecera, La Luna Nueva, que por cierto, os recomiendo, me llamó la atención el título del libro del que os voy a hablar: "Un viaje optimista por el futuro"  de Mark Stevenson, 2011.  Me dije, ya está, esto es lo que necesito para evadirme de la puñetera crisis y recuperar un poco la confianza en el ser humano.
Bueno, he de decir una vez  leído el libro que su lectura ha cambiado varias percepciones que tenía como ciertas para los años que nos vienen. Este escritor, que alterna su profesión con la de monologuista, al parecer, con éxito, estuvo viajando casi un año por el mundo para entrevistar a todos los que a día de hoy, investigan, inventan o piensan en cómo mejorar nuestro mundo. Desde George Church, gurú de la biotecnología hasta Ray Kurzweil, inventor, Stevenson va haciendo las preguntas que todos nos hacemos y va llegando a las mismas conclusiones que el lector mismo. Y lo hace con desparpajo y con sentido del humor. Lo mismo se habla sin tapujos sobre la posibilidad de la inmortalidad humana (totalmente en serio) como de la posibilidad de que pudiera darse una guerra biológica. Entrevista a ingenieros que son capaces de diseñar máquinas que literalmente engullen CO2 y de paso fabrican combustible y pasea con granjeros que cultivan pastos en los desiertos de Nueva Zelanda y además, luchan contra el cambio climático.





Es muy ameno y encima está bien escrito. Totalmente recomendable.

miércoles

La reserva (II)

Viene de aquí

Aunque no podía levantar la cabeza, adiviné el pijama verde de un enfermero empujando la camilla vacía y sustituyéndola por otra con huésped. A media voz, la que mis fuerzas me permitían, pregunté que qué me pasaba. Sólo tuve como respuesta un leve susurro: "descanse". Pero ¿qué hago aquí? ¿por qué no me siento enfermo? "Tranquilo, tendrá todas las respuestas". El pijama verde salió cerrando la puerta de la habitación y me quedé de nuevo ensimismado en mis anhelos.
-Al menos tengo compañía, pensé. Pero antes de irse, el enfermero había corrido la cortina que separaban ambas camillas.
-Intentaré hablar con quien esté al otro lado.
Pero nada ni nadie me respondía. Sólo se oía el respirador y una leve queja, sorda, testigo de un sufrimiento insoportable.

domingo

¿Y no ha llegado el momento ya?

El momento de no hacer más ni puñetero caso a los que gobiernan pensando que nos van a sacar de esta. A no creer que los que están en la oposición tienen mejores planes para superar la situación. A no escuchar a medios de comunicación constreñidos por las subvenciones. A no seguir a sindicatos que no luchan por los derechos de los que dicen defender sino que pelean por mantener su estructura megalítica. A no confiar en que una especie de demiurgo todopoderoso llegará al final del cielo para librarnos del fuego eterno. A no esperar que el vecino haga lo que no queremos hacer porque no nos atrevamos.
Si de verdad terminamos escapando de este desastre sólo será porque cada uno en su papel haga lo que tiene que hacer, mejor, si puede. Trabaje con mayor ahínco por dar lo mejor de cada uno. Supere las adversidades y se enfrente a las contrariedades. Evitemos el conformismo y el fatalismo. Así es como los pueblos han progresado y seguirá siendo del mismo modo.

 

lunes

La reserva (I)

Me desperté en una camilla sin saber muy bien lo que había ocurrido. Mi cuerpo no era capaz de asimilar la forma en la que unas horas antes me bañaba en la playa y en ese momento unas correas sujetaban mis extremidades para que no pudiera moverme. La habitación en semioscuridad, tenía otra camilla vacía en el otro lado. Olía a medicamentos y las probabilidades de encontrarme en un hospital eran absolutas.
¿Estaba enfermo? ¿Habría tenido un infarto? Con veintitrés años cumplidos hacía sólo unas semanas me parecía poco probable. ¿Quizás un ataque de epilepsia con la subsiguiente amnesia? Pero yo no había olvidado nada significativo sobre mi vida (o eso creía). Entonces ¿qué cojones hacía atado a esa puta camilla?¿Y mi familia? ¿Y mi novia? Estaban conmigo en la playa, ¿estarían en la sala de espera? Seguro que algo muy grave estaba pasando, pero ¿por qué a mí?
Alguien entraba, pero no podía levantar la cabeza para mirar a ver quién era.


(Sigue un día de estos)

miércoles

Pega esto en tu muro

Estoy un poco hasta la coronilla de los estados de algunos en el facebook. La cosa empezó suavita con frases como esta: "comparte esto en tu muro si te ha gustado" después de noticias en las que la gente sugería que se le diera publicidad a asuntos de lo más variopinto. Pero es que últimamente las sugerencias empiezan a ser amenazas: "si no compartes esto en tu muro no tendrás la dicha eterna". El colmo es que algunos incluso se atreven a juzgarte antes incluso de decidir si lo vas a compartir o no. "Sé que algunos de vosotros no vais a compartir esto pero..." La verdad es que lo que muchos queréis que compartamos son temas que están un poco trilladitos, ahí va una lista:
-Las madres, por supuesto, la mía la mejor.
-La felicidad de tener hijos. Espera a que sean adolescentes y ya verás las ganas que te quedan de escribir cursilerías.
-Lo malo que somos los hombres. Sobre todo mujeres despechadas y en la mediana edad.
-Lo malas que son algunas mujeres. Entiéndase malas como "ligeritas de cascos". Sobre todo hombres despechados y cornudos.
-Niños y niñas con enfermedades incurables, perros abandonados, animales maltratados, chistes de muy poca calidad y así hasta el infinito. ¡Vaya cruz!

martes

¿En qué quedamos?

A veces me parece que la estrategia gubernamental de emponzoñarlo todo y de esa manera encubrir medidas injustas da resultado. Y me da igual el gobierno al que nos estemos refiriendo. Todos hacen lo mismo. La culpa de los males económicos en gran medida es el número de empleados públicos que tenemos. No podemos permitírnoslo. En todos sitios sobran y lo que hay que hacer es coger la motosierra y empezar a podar esta administración hasta que lo que quede de ella sea tan pequeño que no tengamos más remedio que hacer que los servicios los cubran multinacionales con sueldos por debajo del mileurismo.
Y bueno, eso está en franca contradicción con lo que la realidad está mostrando. La ciudadanía necesita, exige, cada vez más sevicios públicos. En la educación los últimos años no han hecho más que certificar el aumento de matrículas en todos los niveles. El bachillerato, sin plazas, los ciclos de FP con récord de preinscripciones. Y  todo esto en la enseñanza pública.
Qué decir de la sanidad. Colas en los centros de salud y aumento de número de pacientes por médico. En los servicios sociales el desborde es diario. En los servicios de empleo, ya, ni hablamos.

Vale que la administración ha crecido en los últimos tiempos, pero siempre en paralelo a lo que la población ha pedido. Y si ahora se pretende recortar los servicios, habrá que recortar también la demanda de los mismos ¿no? o ¿en qué quedamos?

jueves

Alguien

Anoche tuve una pesadilla miserablemente horrible. Soñaba que salía de casa para ir al trabajo. Me montaba en la bicicleta y empezaba a pedalear. Justo en el semáforo en rojo escuché el sonido de una campanilla. Me eché a un lado creyendo que venía otra bicicleta. Pero no. Miré hacia atrás. Un olor a vainilla me anestesió la sensación de pánico por unos segundos. Lo que pasó en minutos fue una jauría de maldad.
 Alguien que no tenía bicicleta me la robó. 
Alguien que no tenía ropa me la quitó. 
Alguien que sus piernas perdió en un accidente...me las quitó. 
Alguien que sus brazos estaban muertos desde hace años me los robó. 
Alguien que estaba ciego me arrancó los ojos. 
Alguien que estaba sordomudo me quitó esos sentidos.
 Alguien que no podía tener hijos me quitó el útero.
Alguien sin corazón aspiró el mío.
 Alguien que vendió su alma al diablo me quitó la mía. 
De mí no quedó nada. Sólo lo que mis esfínteres expulsaron al exterior de mi cuerpo antes de que todo sucediera.

Por fín despierto. Me ducho y salgo de casa...Suena una campanilla, un olor a vainilla penetra por mi naríz. El horror hace que mis esfínteres no me respondan...sé que es lo último que sentiré antes del festival de aullidos.

lunes

Fiebre

Le juro que no tuve nada que ver. Todo ha sido un accidente, si tiene que culpar a alguien, la codicia humana es la responsable.
¿Pero cómo es posible que sólo sobreviviera usted? preguntó el jefe del departamento de investigaciones internas.
Déjenme que les cuente y...
No hay nada más que decir, es culpable a todos los efectos, sentenció la investigadora.
De acuerdo, a lo mejor por omisión, por dejar que ocurriera lo que veía venir, por creer imposible que tres personas tan bien entrenadas caerían al final en el más vil de todos los errores, en el más trivial. La avaricia.
Vale, le escuchamos, musitó el jefe.
La misión iba tal como estaba recogida en el plan de ruta. El despegue excitante, como siempre, y la convivencia en la nave mientras llegábamos al objetivo no tuvo incidentes dignos de mención. El cosmonauta ruso se había adaptado a la misión internacional y la astronauta coreana, aún cuando se llevaba mejor con el compañero italiano, se relacionaba con todos fluidamente. En calidad de comandante, nadie discutió nunca ninguna de mis decisiones.
¿Qué ocurrió cuando aterrizaron sobre el asteroide? inquirió la investigadora.
En principio empezamos la rutina prevista y el desarrollo de los experimentos programados. Fue el cosmonauta el que empezó a comportarse de forma extraña. Ahora veo que el que  todo coincidiera con el inicio del experimento exogeológico no fue una casualidad. Las extracciones de mineral del asteroide, los fracasos en su transporte a la nave, las reuniones de los tres integrantes para supuestamente mejorar los problemas suscitados... todo era una tapadera.
No sé quién descubrió al ruso antes, ni sé el acuerdo al que llegaron, del que por supuesto, yo era totalmente ajeno, pero la verdad es que Demianov había encontrado oro en A 44821. Pero no un oro cualquiera, sino uno de una calidad jamás vista. Probablemente, de un valor incalculable.
Si hubiera sido listo, tan sólo con el equivalente a un puñado le habría bastado para el resto de su vida. Pero tuvo que acumularlo en su habitáculo. No sé muy bien cómo esperaba ocultarlo, ni siquiera creo que pensara en ello. Lo cierto es que sus compañeros le descubrieron y acordaron con él algún tipo de reparto.
Durante más de tres meses fueron capaces de cooperar a mis espaldas, pero alguien empezó a desconfiar, o quizás nunca llegaron a confiar en ellos mismos más que lo suficiente para aparentar normalidad. Finalmente, el desenlace que ya conocen, un accidente trágico en el cráter N43 del asteroide. O a lo peor no fue ningún accidente y el vehículo de transporte se precipitó a aquel agujero por venganza, impulsos suicidas o simple violencia. Demianov condujo a sus compañeros y a sí mismo a un trágico final. Pensó tal vez que podría saltar en el último instante, pero no se dio cuenta de que estaba unido al copiloto, no se percató de que este quizás desconfiado, le había anclado a su traje para fusionar sus destinos.
Esto es lo que les puedo contar, no sé más. Fue como la "Gold Rush" del XIX. No hemos cambiado mucho, aunque hayan pasado más de cuatro siglos.  

sábado

Bach es Dios (otra vez)

Como se demuestra en esta suite, la número 2 que debió componerla en esos estados de gracia que sólo los más privilegiados tienen. Si una melodía puede servir para curar los dolores del alma, no se me ocurre mejor ejemplo que esta. Ya saben, mejor que el Prozac o el Lexatín.

domingo

Nano

La inspiración le vino en 1990. Era casi una niña, pero el descubrimiento le dejó boquiabierta: alguien había sido capaz de organizar una serie de átomos de forma que mostraran un patrón reconocible para la humanidad. Aunque lo reconocible fuera algo tan prosaico como las letras " IBM". Su profesor acababa de explicar el fascinante universo de las partículas elementales y en su cerebro sólo cabían imágenes de electrones orbitando, de quarks, de probabilidades inciertas. Se lo había preguntado muchas veces, ¿seríamos capaces de manipular lo atómico? ¿podríamos diseñar máquinas que fueran capaces de trabajar a esas escalas? Durante su formación como ingeniera se abrieron muchas ventanas, se hablaba ya abiertamente de la nanotecnología y muchos de sus compañeros veían un futuro real trabajando en cuestiones insospechadas para la mayoría. ¿Se podría limpiar una prenda sin usar sustancia alguna? ¿Seremos capaces de manipular el adn  dañado de una célula enviando nanoreparadores de las proteínas?
Ella iba por otro lado, pensaba en mejorar las comunicaciones neuronales. Si pudiera crear nanotransmisores que potenciaran el número de sinapsis, la velocidad y su eficacia, la inteligencia humana no tendría límites. Cualquier razonamiento podría tener infinitas posibilidades. Imaginaba la posibilidad de procesar en paralelo. ¡Por fin sería capaz de hacer muchas cosas distintas a la vez que implicaran un alto nivel de concentración!
Ahora que lo había logrado, deseó que sus ilusiones no se hubieran hecho nunca realidad. Que el porcentaje de éxito no hubiera mejorado las expectativas más optimistas. Pensaba en los cien voluntarios que se sometieron durante un mes a las pruebas y que ahora eran sólo parte de un proyecto fallido. Inexorablemente, habían tenido el mismo destino. El suicidio. Ninguno fue capaz de soportarlo.


Pensó por un momento que el ser humano no estaba  preparado para tanta sobrestimulación. O podría haber sido que ninguno sobreviviera al hecho de ser unos incomprendidos. Heridas antiguas se abrían de nuevo al recordar esos cursos en las que le pusieron la etiqueta de sobredotada. Todos la envidiaban, pero ella lo vivía como una maldición. Debería haberse dado cuenta...
 

viernes

Speak low

Hoy es viernes, por fín...y creo que es necesario empezar a escuchar música.
Porque sin la música la vida sería peor. Digo yo.

martes

La inutilidad de la repetición de curso

Llevo muchos años pensando lo mismo. La repetición de curso no es una medida que dé buenos resultados excepto en determinadas situaciones. Las administraciones lo saben, las estadísticas son tercas  y demuestran con datos que un alumno que no promocione en primaria tiene poquísimas posibilidades de sacarse el título de secundaria. No es lo único negativo. Hasta el momento, no he encontrado ningún niño que no haya sufrido esta medida como algo traumático y pernicioso para su autoestima. ¿Es la repetición una medida para obtener mejores resultados y educar más eficazmente o es sólo un castigo? A tenor de los resultados tiene más de punitivo que otra cosa. Quizás es que se piensa que se recompensa al alumno que no se ha esforzado dejándole pasar al siguiente curso. No hablo de la titulación que certifica unos conocimientos y la adquisición de unas determinadas competencias. ¿Qué más da en qué curso esté escolarizado el estudiante si a fin de cuentas el resultado va a seguir siendo negativo?
Mi postura es que si un alumno debe quedarse algún curso más en el centro sea al final de la etapa y en una modalidad diferente para probabilizar un mejor aprovechamiento. Que no sea repetir por repetir.
Si nada de esto os ha convencido os daré un último dato. En un Instituto como el mío con cerca de 900 alumnos, y tomando como tasa de repetición un 20% a una media de 6000 euros por alumno y curso. ¿Cuánto cuesta al año? Sí, más de un millón de euros al año. Multipliquen por los Institutos que hay en mi localidad, en Andalucía, en España.
Sorprendente ¿verdad? Es dinero casi tirado a la basura. Ustedes dirán.


sábado

Cuidado con la crisis


Cuando era pequeña dejé de cuidar a mis muñecas cuando empezaron a nacer mis hermanos. Me tocó ayudar a mamá en la tarea del cuidado.
También me tocó cuidar de mis abuelos cuando no podían hacer las faenas de la casa. Me convertí en madre y cuidé de mis hijos hasta que pudieron valerse por sí mismos. Eso duró poco. Empezaron a llegar los nietos y cuidé de ellos. Tuve que cuidar de mis padres, y por supuesto de mis suegros, hasta que fallecieron. Cuidé de mi marido enfermo postrado en una cama que tenía los ojos llenos de horror al saber que sus esfínteres no le respondían cuando él quería. Uno de mis hijos se divorció y me tocó cuidarlo de nuevo por presentar una depresión que no lo hacía valerse por sí mismo. Eso desembocó en un alcoholismo y me tocó seguir cuidando.
Ahora estoy aquí, con 70 años. Sola, cansada, amargada, con la cabeza llena de recuerdos empujando cochecitos o sillas de ruedas. Triste, melancólica, con la mente viva y el cuerpo inerte. Aquí estoy, desvalida, olvidada. Ni siquiera puedo limpiarme cuando hago de vientre o hacerme de comer para alimentarme. Dicen que estamos en crisis, que no hay para pagar a una cuidadora. A una para mí, que me he llevado más de 60 años cuidando de todos. Y pienso que la vida no es justa. Debí morirme cuando tenía fuerzas para tirarme por la ventana.
Alguien me encontrará aquí...pero ya será tarde. Sólo quedarán mis viejos huesos, destrozados de tanto cuidar de otros. Reza por mi alma antes de que la tuya se pudra.

viernes

Yo también quiero un Ipad

Para jugar con él a los videojuegos mientras estoy en un claustro, o en  un consejo escolar. Quizás me apetezca echar una partidita al Angry birds mientras en la clase pongo a los alumnos a hacer lo que les dé la gana. Sí, lo tengo claro, necesito un Ipad para eso y muchas cosas más, porque mi trabajo es muy aburrido y necesito llenarlo de emoción.
¿No es verdad concejales del PP Murciano?



martes

NIKOARTE

Pocas veces algo me ha hecho tanta ilusión como para no poder parar de llorar. Eso me ocurrió ayer.
Y es que, cuando alguien hace algo por tí sólo por tí eso es indescriptible. Porque te quiere, porque conoce tus gustos mejor que tú, porque te valora y sabe que si te regala algo especial lo vas a usar hasta hartar a la gente. Porque se fija y se da cuenta que lo último que hago es hacer fotos o publicaros todas las que veo tan bonitas.
Nunca tuve un hobby o como se llame. Nunca me emocionó algo como para soñar con ello. Nunca quise aprender tanto como quiero ahora. Porque ayer lloré de pura emoción. Temblé agarrada a sus brazos y supe (por millonésima vez) que me quería morir con él de puro viejo. Porque le quiero con toda mi alma y porque me hace sentir mujer.
Mi cámara Nikon no es sólo una cámara. No sólo tiene un valor económico. Es un paso para mí como persona es un comienzo como artista mediocre pero es una continuación en el camino de pareja. Gracias, Satie.
Y ahora, a sacar fotos y a aprender a sacarlas tan bonitas como lo que yo siento. Prometo enseñar mi NIKOARTE...
Esta está hecha con el móvil...


domingo

Ya no leo más periódicos

Ni veo más noticias, ni pienso escuhar más tertulias en la radio, ni quiero hablar con nadie de la puta crisis. Estoy harto, quiero enterrar mi cabeza en un mar de música y no dejar de pensar en ilusiones vacuas pero agradables.
Ya sé que es muy egoísta, pero este estado de ánimo que nos transmiten los poderes fácticos es otra manera más de tenernos aterrados para que no reaccionemos, y conmigo lo han conseguido. No quiero saber nada más sobre el futuro, mío y de mis hijos que se cierne amenazante a la vuelta de la esquina.
Menos mal que todo esto no es más que una sensación pasajera que se va en el instante que pienso en mis alumnos de la siguiente clase  que esperan de los que tenemos su porvenir en nuestras manos algo mejor que lo que ahora parece llegar. Debemos envalentonarnos y no encerrarnos, debemos ser críticos con lo que nos dicen que son las soluciones para que no se equivoquen más.

miércoles

España

Sí, cada vez vamos a tener que acostumbranos más y más a esos mensajes patrióticos tipo,"una gran nación", "una gran marca", "somos diferentes"... La realidad es que lo que se pretende es mejorar la imagen que nuestro país proyecta cada vez que sale en los medios.¿ O  no?
Si usted fuera un danés que tiene dinero para invertir, después de ver campañas como estas ¿creen que comprarían deuda del tesoro nacional? Francamente, este tipo de golpes en el pecho desde mi punto de vista son sólo para consumo interno. Para que vayamos teniendo chivos expiatorios a los que culpar de nuestros males. Claro, los británicos son todos unos estreñidos que siempre nos han mirado como si fueramos unos salvajes sanguinarios fiesteros y poco dados al esfuerzo. ¿Y de los franceses qué decir? pues que nos miran por el encima del hombro y subestiman nuestros méritos, hasta se meten con Nadal.
Si caemos en estos ardides seremos pasto fácil de partidos populistas y de salvapatrias. Ojalá que no.