viernes

¿Con quién me voy?


Nunca me he quejado de mi vida. Me educaron para ser feliz, eso sí, con un poco de disciplina. Papa trabajaba mucho cuando yo era pequeña. Y mamá se dedicaba a cuidarme por los dos. Los fines de semana eran geniales. Estábamos los tres juntos y hacíamos lo que mejor se nos daba: querernos.
Cuando hay una separación entre dos personas todo cambia para siempre. A partir de entonces la vida continua y debe hacerlo de diferente manera porque las circunstancias te obligan a ello. Se dividen entre dos toda una vida: la casa, los bienes, el cariño de los amigos, si tienes hijos hay que compartir custodia. Pero nunca había pensado en lo siguiente: cuando hay una mascota y la quieren los dos. Yo...soy la mascota.
Es duro luchar en momentos tan tristes: yo los quiero por igual. Pero ellos...ya ni se respetan.

4 comentarios:

Alfonso dijo...

¿Lo has escrito por esa sentencia de custodia compartido del perrito?
Qué fuerte. Cuando nos peleamos las parejas no nos damos cuenta que los sentimientos no se pueden dividir.
Y un perrito, como los hijos, sufren.

Alfonso dijo...

Ah, ahora he visto el enlace, es por eso, lo vi en la tele.

Kim Basinguer dijo...

¿A quién se le ocurriría llamarnos humanos y razonables?
En esos momentos somos crueles y carecemos de cualquier sentimiento que no sea hacer daño al otro y nuestro egoísmo.

Angie dijo...

pues sí, custodia compartida. Auqnue sinceramente a mi me da más pena el sufrimiento de los hijos que de los perros...

Un beso. Angie.