sábado

Consumismo


En donde vivo, se está construyendo un mega -macro-inmenso centro comercial (otro más) que tiene la friolera de 150000 metros cuadrados. Y no es que en Jerez estemos falto de esto, hay dos Carrefour, un Hipercor, otro complejo llamado Área Sur al lado del nuevo que se va a abrir en unos días, y hace poco se inauguró un Ikea. Toda esta bestialidad, además de acabar con el comercio tradicional, cambia nuestros hábitos de vida ya que poco a poco hace que el ocio y el placer se identifiquen cada vez más con una palabra, comprar.
La felicidad es entonces sinónimo de acaparar, gastar rápido y acumular objetos en las casas. ¿Recuerdan cuando en los cuartos infantiles los juguetes pasaban de unos hermanos a otros y resisitían hasta la adultez dignamente? Ahora, en los cuartos de los niños hay que hacer limpieza cada año para dejar paso a los juguetes de la nueva temporada.
Pero todo esto, en mi opinión, no hace más que frustrarnos porque estamos sometidos a la ansiedad constante de tener algo nuevo, con lo que la paradoja de ser feliz comprando no es cierta.
Tiene gracia, pero esta reflexión me la suscitado la iluminación navideña en los centros comerciales ya instalada en el mes de octubre.
La foto (Flickr) es de Abraham P V

5 comentarios:

Alfonso dijo...

En lo único que discrepo es lo de acabar con el comercio tradicional.
No, no acaba, en los barrios funciona perfectamente. En Jerez, lo malo es que hubo un señor que se dedicó a hacer casitas en la gran puñeta y dejó el centro vacío.
Si no vive gente, ¿quién va a comprar? Además, como tenemos la manía de ir con el coche hasta la puerta, pues ahí, te ganan los centros comerciales, que puedes aparcar al lado del bote de champú.

MIGUEL ANGEL dijo...

En este caso tambíen te doy la razón Alfonso. Hoyo todo son comodidades. Y para todo utilizamos el coche.
Yo soy responsable de un negocio de barrio y puedo asegurarte que siempre se vende por mucha competencia de supermercado grande que exista.
Respecto al post, tambíen es verdad que somos unos consumidores impulsivos y que todo lo queremos y nos deshacemos de lo usado.
Qué tiempos aquellos en los que un juguete pasaba de un hermano/a a otro. Todo cambia.

Agata dijo...

Bueno,doy fe que ahora los juguetes pasan de primos a primos....

carlos dijo...

El puntillazo definitivo a la circunvalación (antigua N-IV)

Agata dijo...

¿Qué tal si haceis un concierto allí?Gente vais a tenerrrr...jojojojojojo.