miércoles

Ordinary World


(Aún hay gente que te emociona.
También hay gente que te da asco.)

Conoces a alguien que muere, después de una penosa enfermedad como es el cáncer, y siendo muy joven aún.
Si esa persona es la pareja de un familiar o de un amigo tuyo, es de sentido común ser un apoyo para esa persona que lo está pasando mal. Que está enterrando a su amor. Debes acompañarlo en tan penoso momento porque no somos animales salvajes. Somos personas con corazón, con alma, con tres dedos de frente.
Cuando hay gente que se cuestiona si debe ir o no al entierro...es que algo pasa. No se puede ser tan miserable ni tan egoísta. No se puede ser tan rastrero ni tan mierda en esta vida, porque lo pagaremos y mucho.
Tengo a un amigo bloguero que hace 7 meses pasó por lo mismo. Tenía pareja que murió de cáncer. Y hubo algunos familiares y amigos que no se portaron bien con él ni mostraron respeto a la persona fallecida por el mero hecho de que su pareja era hombre también. Comentarios como:
"¿Cáncer, dices? Ya habrá sido sida o una de esas cosas que pillan los maricones" tuvo que escuchar de varias bocas.
Y yo me pregunto...¿el protocolo de los imbéciles es importante?
No, lo que verdaderamente es importante en la vida es vivir lo más alejado posible de seres así.
Va por tí, Leo.

2 comentarios:

Alfonso dijo...

Pues sí, apropiado para el día contra la homofobia. La pena es que haya gente luchando para quitar la ley de matrimonios, que entre otras cosas, te impediría pedir permiso en el trabajo para asistir al entierro de tu pareja.

BlackBetty dijo...

Yo estas cosas todavía no me las puedo creer... digo... 1. que se juzgue que cada quien haga con su vida sexual lo que quiera y 2. que alguien se atreva a cuestionar una muerte, a banalizarla por la vida sexual... No. No puedo.