jueves

Versión original

Ella estaba casada con un hombre algo arisco, nunca tenía palabras de amor. Sólo estaba con ella pero de una manera especial, su manera.
Él tenía un hermano gemelo que no tenía que ver nada con su forma de ser. Pero ella sólo tenía ojos para el que la llevó al altar.
Un día llegó el cumpleaños de ambos y ella quería darle una sorpresa a su marido. Quizás así él le acariciara con amor.
Eran tiempos muy difíciles para las mujeres ya que lo que unas sufrían otras no hacían nada para evitarlo, es más, ayudaban al sufrimiento.
Llegaron a oídos del marido que su mujer se estaba viendo con su gemelo. Los habían visto juntos por la calle y ella reía más de lo normal. Sus ojos tenían un brillo especial.
Al llegar a casa ella fue recibida con un ramo de flores. Se quedó asombrada porque nunca antes él había tenido ese detalle. Luego quedó petrificada cuando él le comunicó que eran para su funeral.
La mató a golpes.
El día del entierro, su hermano se acercó a él:
Querido monstruo, me vi con tu mujer a petición suya. Quería regalarte algo especial por tu cumpleaños. Un violín precioso que la mujer de un músico fallecido vendía a buen precio. Para ti, porque sabía que era lo único que amabas. El brillo de sus ojos eran por la emoción de ver tu cara cuando te lo diera.
El marido llegó a su casa y se tiró por la ventana. 
Cuidado con subtitular la vida de los demás. Las versiones originales son las auténticas. Los doblajes, al oído, son traicioneros.

1 comentario:

RosaMaría dijo...

Una maravilla, breve y fuerte. Cala profundo. Besos.