lunes

Aprender algo


Esta es la entrada número cien y para ella he pensado que nada mejor que colocar entre las diez cosas para ser feliz, la de aprender algo. Todos hemos tenido la experiencia de que de repente, algo que no conocías o te parecía incomprensible se abre y sientes que por fin cobra sentido. Es mucho más placentera esta experiencia si un buen maestro o maestra consigue el milagro. Da igual la edad y formación del maestro, aprendemos de todos y todo el tiempo.
Recuerdo que una de las personas que más me ha influido es una profesora que educaba sin que te dieras cuenta que estabas aprendiendo, ocurría como si fuera algo no previsto, de repente terminaba la clase y sentías que ya no eras el mismo. Encima te hacía creer que eras tú el que lo habías logrado sin ayuda. Después he comprendido que lo que ella hacía es muy difícil, que no todo el mundo es capaz de enseñar así.

6 comentarios:

Agata dijo...

No sería justo si yo no lo dijera:
Es verdad que es difícil ser capaz de enseñar así,pero tú has conseguido hacerlo muchas veces,he sido testigo.Las cosas,cuando se hacen con vocación y con ganas,se logran.Eso me lo has enseñado tú.Has hecho feliz a muchos cuando ellos han estado aprendiendo.Gracias en nombre de todos ellos,y en el mío.Me siento orgullosa.

Alfonso dijo...

Enhorabuena por los cien. A por los mil ahora :)

gema dijo...

Enhorabuena por vuestra entrada numero cien...espero que las próximas 100 pueda disfrutarlas yo también.

sirako dijo...

ea, pero esa maestra merece una anécdota más específica (je, es que me invade la curiosidad)

saludos.

Satie dijo...

Pues te prometo poner alguna anécdota porque esta profesora lo era de psicopatología infantil, el tema dio para mucho créeme

Ulysses dijo...

Si toda la razón, hay quien sabe mucho pero es incapaz de comunicarlo, muy pocas personas son capaces de hacerlo bien.
A veces un conocimiento no te hace comprender solo una cosa , sino que muchas cosas te hacen sentido.