domingo

La cara de Marte


Seguro que todos vosotros habéis visto alguna vez la foto de Marte en la que se ve esto. Hace ya casi 30 años en la misión viking 2 los científicos se llevaron una buena sorpresa. ¿Una civilización desconocida había dejado su sello? ¿fueron los egipcios hasta Marte y construyeron esta obra para que ahora podamos disfrutarla?¿Por fin habíamos descubierto vida inteligente fuera de la tierra?
Desde luego en el mundo astronómico serio no se le dio ninguna importancia a la foto, pues se aseguraba que la imagen era sólo producto de un juego de luces y sombras. Además y esto es de mi cosecha, representa una visión demasiado antropocéntrica de la vida. ¿Por qué si hay vida tiene que ser igual que la que conocemos? O sea, basada en carbono con seres con ojos y todo lo demás. ¿No puede haber vida basada en otros principios?
De todas maneras, durante años esta foto dio mucho dinero y minutos en televisión a charlatanes y otras especies de embaucadores.
Hace seis años, se hicieron fotos de alta definición de la zona y observen lo que se obtuvo.



Pues bien, demostrado que la foto antigua era de muy poca definición y lo que vimos fue sólo un juego de nuestra percepción, aún hay algunos que no terminan de creerse esto y continúan sacando un filón al tema.
Claro que me gustaría que se descubriera vida fuera, pero mucho me temo que la decepción será gigatesca, porque lo más seguro es que sólo por una cuestión de probabilidad esa vida sea microscópica, y eso no vende en las películas.

4 comentarios:

thoti dijo...

.. pues si.. esas sombras y luces pueden formar cualquier forma que se parezca a cualquier cosa.. mientras solo existan estas evidencias, no tenemos certezas de nada.. claro que algunos seguir�n haciendo el Agosto..
.. saludos desde mis colinas..

ultravioleta dijo...

...y más vale pájaro en mano que ciento volando. jajajaja

Cris dijo...

Si cuando queremos ver algo no hace falta que exista... creemos ver algo, le echamos imaginacion y fe y lo hacemos real.. esta claro

Alfonso dijo...

Siempre es más fácil creerse la mentira que la verdad. Yo fui uno de los que de pequeñajo me creía eso a pies juntillas. Juan José Benítez tuvo mucho que ver en que yo me tragara ruedas de molino. Menos mal que luego crecí.
Pero lo de las caras de Marte, dió, da y dará mucho que hablar. Tanto que, aún sabiendo que era mentira, hicieron la película, que por cierto, me gustó, Misión a Marte.
¿Qué como será la vida exterior si la hay? No te puedo contestar ahora. Acabo de ver en un canal de ONO, Contact, de Carl Sagan, así que estoy supercontaminado :)