martes

Mirar el cielo nocturno


Otro de los placeres que me hacen feliz, aunque no puedo practicarlo tanto como me gustaría es el de observar el cielo nocturno. Muchos pensarán que esto que digo es una tontería, porque no hay nada más vulgar que sacar la cabeza por la ventana y ver el cielo. No me refiero a esas condiciones.
Hoy día es un gran lujo poder ver el cielo nocturno que veíamos cuando éramos pequeños, hace años que no recuerdo percibir la Vía Láctea tal y como si fuera un "espinazo" (Sagan dixit). Si uno sale de la ciudad, como mucho conseguirá ver unas decenas de objetos más de los que ve desde su casa, porque el privilegio del que disfrutaron nuestros abuelos lo hemos vendido a costa de iluminar nuestras ciudades como si fueran verbenas. Toda esa luz sale al exterior y convierte a la cúpula celeste en una especie de nubarrón grisáceo que impide matizar nada.
Sólo pido poder contemplar el cielo sin perturbaciones lumínicas, no me gustan los telescopios, prefiero el ojo que da más visión de conjunto.
Una última reflexión, toda esa luz que que nos tapa el cielo está afectando a muchos animales que necesitan oscuridad para sobrevivir y además es un dispendio energético.
Desgraciadamente, este placer, tiene muchas posibilidades de no hacerse realidad.
La foto pertenece a la web de astrored.com

2 comentarios:

Alfonso dijo...

No hace mucho, salió una tímida regulación de la contaminación lumínica, y ahora, el Ayuntamiento de Jerez, junto a la Junta, van a hacer un repaso para adecuar el derroche de energía lumínica. A ver si no vuelven a comprar más farolas que alumbren hacia arriba en vez de hacia abajo. Aquí el presente, no para de protestar en todos los foros que puedo en Jerez, para que me den el cielo que me quitaron. A ver si me hacen, nos hacen caso.

Satie dijo...

Sé del gran trabajo que hacéis al respecto en la agrupación y creo que ese es el camino, sin embargo dudo que en Jerez volvamos a ver un cielo igual al de nuestra niñez