martes

Artefactos jugueteros efímeros que nos sorprendían


Es verdad que a día de hoy es muy difícil que un niño se quede boquiabierto con juguetes de los que teníamos nosotros. No obstante, estoy seguro de que algunos de ellos podrían tener cierto éxito. Repasaré varios en futuras entradas, pero hoy quiero recordar con nostalgia un tocadiscos de miniatura que si mal no recuerdo venía en algunos yogures.
El disco era de plástico blando y el microsurco se leía con una aguja que estaba inserta en un brazo de cartón que a su vez actuaba como resonador. Por supuesto, no había nada electrónico ni iba a pilas, las vueltas al disco se daban con la fuerza motriz de la mano. Lo que se oía a través de aquello no tenía ninguna calidad, pero nos dejaba alucinados por un rato.
No he encontrado ninguna imagen de esa reliquia, desgraciadamente.

4 comentarios:

Alfonso dijo...

Yo lo recuerdo, pero no venía con los yogures, venía con los phoskitos :) a ver si buscamos por ahí alguno. Yo alucinaba tanto con ellos, como con aquellas cápsulas como las de tomar medicinas con una bolita dentro que se movían o con aquellas chapitas que hacían el ruido de una rana y servía para poner nerviosos a los profes :)

Agata dijo...

Lo de las chapitas que hacían el ruido de una rana sé dónde las venden.En una tienda de juguetes Imaginarium.Además por poquísimo dinero.Ahí venden juguetes de todo tipo,pero encuentras chapas(más modernas),diabolo(no sé si se escribe así),me gusta comprar ahí juguetes cuando sale algún compromiso.

Astrid dijo...

Hola Agata... que lindos recuerdos, en verdad...

besos y será un gusto seguirnos leyendo...

pedro dijo...

Yo tuve un Mamut de madera de balsa. Hecho de piezas. Pra conseguirlo tuve que coleccionar 2500 tapas de Yoplait. El día que cerró Yoplait fue un gran día para mi.
Beso