lunes

Inventando recuerdos

Escribir sobre la memoria es obligarte a reflexionar en como somos, lo realmente curiosa que puede llegar a resultar la especie humana. Supongo que a todos nos ha pasado creer que algo que nunca ha sucedido fue realidad en algún momento de nuestras vidas. A mí me pasa también con los sueños, tengo recuerdos que no sé si son verdaderos o sólo los soñé. ¿Qué nos ocurre?
En algunas ocasiones son simples casualidades que confundimos porque lo que recordamos ha sido olvidado aunque no del todo. Otras veces, y esta es la que más me intriga, es como si inventáramos algo que no ha pasado pero que forma parte de nuestro ser y resulta coherente. No hablo del caso en el que uno se cree sus propias mentiras. Me refiero a hechos que desde el principio asumimos que existieron.
Para entender este comportamiento habría que preguntarse por qué y para qué. Qué sentido puede tener no es otro que el de crearnos seguridad, coherencia, explicaciones a cosas que no sabríamos encajar. Muchos criminales manifiestan recordar situaciones que justifican sus asesinatos y que resultaron ser falsos pero les hacían tener que soportar un menor peso.
Otro caso paradigmático es el de las personas que han estado en situación cercana a la muerte y que recuerdan haber visto una luz al final de un túnel. Las investigaciones han demostrado que sustancias segregadas por el cerebro para paliar el dolor pueden provocar estas alucinaciones.
Íntimamente relacionado con esto está el tema de la distinción entre fantasía y realidad, tema clásico donde los haya (Calderón, Descartes...), pero no quiero daros más la lata.
Os dejo con "Sospechosos habituales" y "Memento" dos pelis que tratan de diferente forma este mismo tópico.
Gracias, Alfonso, por la sugerencia.


5 comentarios:

CRIS dijo...

Hola Satie
pues es un tema muy muy interesante... Yo he hablado hace relativamente poco de cosas como: ver un cuadro y estar plenamente convencida de conocer ese sitio aunque te digan que no, de conocer a gente que no conoces... quizá todo eso sean fallos de la memoria.
Por otro lado lo que dices... creo que a veces, por seguridad, para rellenar lagunas mentales o poner recuerdo a algo que no lo tenemos, nos los creamos, rellenamos huecos. Luego distinguir lo que es real de lo que no... a veces cuesta... (jo, que me noto que me enrollo... me apasiona el tema...)
Sobre las películas que dices, puf, buenas a rabiar. En la de Memento es que básicamente el recordar es sobrevivir...
bueno, ya corto el rollo, perdona...
BESOS

Alfonso dijo...

Ya veo que me cogiste la palabra; la verdad que el estudio del cerebro, y entre otras cosas, la memoria, es muy interesante. Cómo se guardan las cosas en nuestros circuitos neuronales, y de que manera se guardan. Cómo explicar que puedo recordar la fecha del descubrimiento de América y no recordar donde puse las llaves. Eso nos indica que debe haber 'compartimentos' distintos, o que pasa en nuestra mente, que a fin de cuentas, es la que nos da conciencia de que somos personas, cuando nos damos un golpe y 'deja' de funcionar correctamente. ¿Dónde quedamos entonces, existe el alma?
Anoche no pude ver una peli que ponían en ono yque hacia mucho tiempo que la vi, pero tengo ganas de volverla a ver. Brainstorm, la última peli de Natalie Wood, iba sobre como grabar los sueños creo recordar... En fin, un tema fascinante :)

Cat's dijo...

un tema fascinante, me acordé mucho de un cuento de cortázar que se llama "la noche boca arriba" un cuento enmarcado dónde es dificil saber qué es lo que sueña y qué es lo que vive...uy sí, qué bueno!
Por cierto, hace muy poquito me estuvieron hablando de Memento, tendré que verla sin lugar a dudas. un besote

Aretha dijo...

Memento es una de mis pelis favoritas, claro que tuve que verla como 3 veces para sacar conclusiones jeje

NuNú dijo...

A veces para darle un poco de sentido a la vida, supongo... Nosotros percibimos partes y necesitamos tener una visión completa, ahí entran diferentes cosas muchas relacionadas con la cultura y la educación...