viernes

No quiero ser como tú.


A todas las personas maltratadas por su pareja. En este caso, ficticio, es una mujer. Pero hay muchos hombres...


No, no quiero ser como tú. Un miserable que se levanta por la mañana con ganas de joderme la vida. No quiero. Quiero levantarme con ganas de vivir.
No quiero ser como tú, ese monstruo que usa sus garras para dejármelas señaladas en zonas de mi cuerpo que nadie ve. Para eso eres muy listo...Para otras cosas un imbécil. Yo quiero dejar señalado el cuerpo de besos y abrazos a todo el mundo que me quiera. Que tengo cariño para dar a espuertas.
Tampoco quiero insultar. Quedarme paralizada del horror cuando de tu boca salen sapos y culebras envenenados. Sentirme anulada y que tú te sientas más importante que yo. Ser importante no es decirme que soy una mierda, no es decirme que no valgo para nada, no es decirme que sólo tú ganas el dinero y tienes derecho a decir que aquí se hace lo que te salga de los cojones. No es obligarme a mantener relaciones contigo cuando me das asco y miedo. Cuando mi alma sufre los dolores de la tortura. Quiero amar a quien me ama.
No quiero que mis hijos vean lo que me haces, escuchen lo que me dices, crean que esas cosas son normales. No quiero que sean futuros maltratadores o futuros maltratados. Quiero que se parezcan a mí. Quiero que cuando sean mayores sean mejores personas que tú. Que amen, que respeten, que mimen, que escuchen, que sonrían, que sean felices...
Ahí te quedas. Es por ellos y, sobretodo, por mí que te dejo esta carta. Te he denunciado, bastardo. Basta ya de tanta historia paralela. Una, la que ven los demás. Otra la que sufro yo. Nada ni nadie me garantiza que las palizas que me das no me van a matar. Ni sé si empezarás a golpear a mis hijos. Yo valgo mucho más que tú, degenerado. Y debo cuidar a mis hijos como tú nunca has hecho. Por ellos voy a salir adelante. Ahora me queda limpiarme las últimas lágrimas que estoy echando mientras escribo esto. Porque yo te amé. Quizás más de lo que debieras y merecieras. Fuera lágrimas. Tengo el coraje suficiente para buscar ayuda, trabajo, estabilidad, un nuevo hogar. Que no todo el mundo está equivocado, como tú me hacías ver. Que la familia y amigos están ahí, para lo bueno y lo malo. Aunque eso es lo mismo que nos dijo el cura. Yo te tuve a ti sólo para lo malo. Púdrete bien. Ya por dentro lo has conseguido. Hasta aquí me llega el olor putrefacto de tus miserias...
LLAMA AL 016. SI TE MALTRATAN O SI SABES DE QUIEN LO HACE O LO SUFRE.
Foto del Flickr. Autor: jungledrumsonline.

11 comentarios:

Alfonso dijo...

Esto sólo lo puede escribir una mujer que es amada; por desgracia, las maltratadas, no son capaces de hacerlo ni de decirlo. Y no porque no quieran, sino porque el propio machismo las aplasta y las anulan com o personas.

Vanlat dijo...

(Hago un fuera de tiesto, sólo para pedirte que aceptes esto... Mi pequeña manera de darte las gracias)

CRIS dijo...

Buen texto, sin duda muy bien expresado. Yo ando un poco tocada con el tema estos días, alguien muy cercano a mi ha sido denunciado de malos tratos, le han puesto orden de alejamiento y ahora no puede llamar a su hija, la recogerá en un punto x vigilado, etc. El caso es que son falsos esos malos tratos. Nunca la ha tocado, el se fue voluntariamente de casa cuando la relación fracasó, pasa pensión a su hija, las llama todos los días, las atiende y colabora en todo lo que puede, le dejó el piso y le paga los gastos... Ella no trabaja en nada, le engañó con otro, etc.. y luego le denunció por malos tratos. Puedo asegurar que no los ha habido, conozco a ese chico como si fuera mi hermano, y puedo decir, que antes de hacer daño a alguien se lo haría a sí mismo, física y mentalmente...
EN fin... que no entiendo nada, no se como nos maltratamos así los unos a los otros...

MARISA dijo...

que suerte tenemos ágata... que aun no seamos capaces de que esto se acabe... puag

Agata dijo...

CRIS:siento enormemente lo que me dices...Las mentiras duelen mucho al alma...Espero que se arreglen las cosas.Más por los hijos.

Agata dijo...

VANLAT: muchas gracias...

Victor dijo...

El mundo está lleno de gilipollas y siempre quienes terminan sufriendo gracias a ellos son los más débiles, creo que ya no podemos usar tan obscenamente el poder que podemos tener sobre los otros para sacar lo peor de nosotros.

Creo que nos falta mucho para pensar en tener sociedades que se puedan jactar de evolucionadas.


Un abrazo y un beso grande, estaba extrañando leerte.

Veca dijo...

Estupendo Agata. Ojalá sirva para algo.......!!

Podrías colgarlo en el blog contra la violencia de género en el que participo, es un blog colectivo, pero si te apetece publicar en él, hablo con marquesa merteuil (que es la administradora) y que te envíe una invitación...

Ricardo Tribin dijo...

Agata,

El mayor control al abuso domestico arranca cuando no permitimos que se nos irrespete desde la misma primera vez.

Agata dijo...

VECA:lo que haga falta.Ya me decís qué hago.O lo mando por correo a quien me digas.Un beso.

fito dijo...

¿Por qué lo llamamos malos tratos cuando queremos decir sadismo? Como decimos en mi tierra, que se le caiga "el trole" a todo aquel/la que anda por la vida de esa manera.

Ole, ágata. Que se entere todo el mundo de que un maltratador es un hijodeputa, aunque su madre sea una santa.