jueves

3:33


Hoy he salido por la mañana a hacer la compra. Tengo que dejarlo todo preparado porque trabajo de noche. Así que dejo la compra hecha, el almuerzo. De la cena se ocupa él. Y de los niños. Como no nos organicemos, mal vamos...
Cuando iba andando a la frutería casi me atropella una moto. La madre que la trajo. A la moto no, a la dueña de la moto. Una chica jovencísima. Muy guapa, morena. Con un piercing en la nariz. Y SIN CASCO...Ella se saltó el semáforo y yo, que iba cruzando la carretera porque estaba en verde para los peatones, casi me caigo del salto que tuve que dar hacia atrás para no ser atropellada. Ella frenó de pronto. Lo justo para verle la cara. Unos ojos azules preciosos. Unos que no se te olvidarían nunca. Y cuando la vi mirándome un poco asustada por lo que podría haber pasado, le quise gritar que así no se puede ir. Y que para qué porras llevaba el casco en el brazo...Pero no me salían las palabras. Ella, al ver que no pasó nada, marchó. A mucha velocidad. Y, pensando en que ahora podría yo estar yendo a mi trabajo en ambulancia en vez de mi coche, también me fui.
Es que trabajo en un hospital, así que no me haría ninguna gracia que me llevaran a él como paciente.
Ya es la hora de irme al trabajo. Así que me voy y en los vestuarios me cambio la ropa por el uniforme. Después de varias horas, necesito cenar. En Urgencias nunca hay horas tranquilas. Siempre hay follón y también momentos de muchas carreras. Esta noche está siendo terrible. Será porque es sábado. Cuando me dispongo a ir a cenar lo tengo que dejar. Una ambulancia ha llegado. Nos avisan de un accidente de tráfico. Un herido grave. Corremos todos a la puerta a recibir la ambulancia. Al abrirse la puerta veo la cara de los que traen al paciente. Chungo...Cuando ni te miran y corren para bajar el paciente es que éste viene demasiado mal y no tienen tiempo para nada. Sólo van diciendo a nuestros médicos la medicación que ya lleva puesta el paciente. Nosotras ayudamos en el transporte al box de Urgencias. La cara está llena de sangre. Los camilleros dicen que ha sido un accidente de moto. No llevaba casco. Pasamos al paciente a la cama. Yo me encargo de lavar con suero la cara para que no se taponen las vías respiratorias. Diviso una larga melena negra. Un piercing en la nariz. Algo me recuerda a la chica. En ese momento abre los ojos por breves segundos. Son los mismos ojos azules de ésta mañana. En ese preciso instante entra en parada cardiorespiratoria. Mis compañeros luchan para que esa vida, de esa chica tan joven, hermosa e inconsciente no se pierda. Pero ya es tarde. Mi compañero Manuel, el médico dice: "Hora de la muerte 3:33". Y ya sé que Manuel va a estar "tocado" varios días. No hay nada peor que certificar la hora de una muerte que podría haberse evitado...
Foto del Flickr. Autor: arboltsef.

12 comentarios:

Alfonso dijo...

Así es. No tienen conciencia del peligro.
Yo soy partidario de que los niños de los colegios o los institutos visiten los hospitales y vean lo que pasa.
Puede ser duro, pero más vale que vean la realidad, a ir de inconscientes por la vida.

Agata dijo...

Y a los que pillen sin casco,después de la multa, los llevaba también a los hospitales.O a que hablaran con los familiares y amigos de fallecidos por ese motivo.Un primo mío no llevaba el casco.Estuvo semanas en coma hasta que falleció.Muy duro.

Veca dijo...

Algunos dicen que no usan el casco porque les produce sensación de ahogo, o lo llevan en la cabeza pero sin abrochar porque les resulta incómodo, por lo que en caso de accidente, el casco saldría disparado y no valdría para nada.......

Son unos inconscientes.......

Cat's dijo...

estoy volviendo...de a poco eh?? bsitos

Agatha Blue* dijo...

... Aunque bromeo al respecto, diciendo que se el pelo se queda hecho un asco, te hablo con sinceridad cuando te digo que es absolutamente necesario llevar casco y quien no lo haga es un inconsciente.

Es mas, cualquier precaución, moderando la velocidad, y con ropa adecuada son imprescindibles para viajar en moto.

Las perdidas inútiles por ser poco precabidos son de pataleta. Hay que fomentar entre los mas jóvenes que andan revolucionados con sus hormonas y pájaros en la cabeza, que las cosas serias, son serias incluso en la adolescencia.

Abrazos,

Agatha Blue*

CRIS dijo...

Bueno, yo cuando veo a los chavales con el casco en el codo en vez de la cabeza porque se despeinan.. y total para ir al lado.... PLOF!!! de verdad que tan listos para unas cosas y tan tontos para otras... no entiendo tantas cosas... pero sí, apoyo lo que decís de campañas formativas en hospitales, centros de rehabilitación, de parapléjicos, etc...
Agata.. siento lo de tu primo, sin duda debió ser durísimo. Un abrazo.

fito dijo...

El mejor casco es la consciencia. La pena es que los/as inconscientes miran más por su peinado que por su vida.

Kim Basinguer dijo...

No me gustaria estar en tu lugar, vaya "casulidad" si se puede deicr asi, ver a la misma persona dos veces en el mismo dia, y en dos estados diferentes.

chimeneaverde dijo...

últimamente estoy reflexionando sobre el papel de los trabajadores de Sanidad, y os admiro. Tener que dar noticias de ese tipo todos los días, uff. De todas formas, pobre chica (aunque inconsciente.

Black Betty dijo...

Agata, le tengo pánico a las motos... y sin casco aún más. Me da miedo sobre todo la sensación que parecen adquirir muchos de los que las conducen, como si fueran inmortales. :-S

Agata dijo...

PARA TODOS:esta historia es un relato corto.Ficticio.Pero podría ser real...

Victor dijo...

La vida es muy fragil y a la vez hermosa, una chica tan joven no merece morir, debemos crear conciencia, un besote para vos.

3 33 esa hora es a la que me despierto menudo por las noches