lunes

Una vez vi la Vía Láctea


A simple vista. Y recuerdo mi sorpresa y mi admiración, porque era la primera vez. Fue un verano de hace más de veinte años, a pocos kilómetros de mi ciudad, en un campo en el que nos habíamos quedado a dormir. Ya antes me había quedado a dormir en el campo bajo las estrellas, pero no fui consciente de lo que Sagan llamó "El espinazo de la noche" hasta ese día. Una mancha algodonosa y blanquecina que atravesaba el cielo de parte a parte y que en la negrura de la bóveda destacaba como un chorro de leche sobre una cartulina.
Muchas otras veces he intentado ver lo que esa noche me maravilló. Nunca más he podido. Es imposible con la cantidad de contaminación lumínica existente. Malgastamos tanta energía que tapamos las titilantes estrellas. Ya no necesitamos ver el cielo para adivinar los cambios en el tiempo, ni para predecir los eclipses, pero hemos perdido el encanto y la belleza de lo natural, por un atávico miedo a la oscuridad. Definitivamente, nuestra civilización se está infantilizando.
La foto muestra la via láctea en Tenerife y es de Cestomano (Flickr)

8 comentarios:

QQ dijo...

Viéndola un día (12 o 13 años tenía), tuve un experiencia maravillosa: me vi a escala con el universo.

Comprendí que eramos algo, casi nada, pero algo. Luego me zambullí en el Todo. Creo que es el sentimiento íntimo más fuerte que he tenido jamás. Realmente no se puede explicar con palabras.

Alfonso dijo...

Lo más chulo es su origen, el mordisco que le dio un semidios muy andaluz, Hércules, a la teta de Hera, qu lo soltó dando un grito y derramando la leche en el cielo, para deleite de toda la humanidad :)

CRIS dijo...

Hola.. de verás pudiste verlo? Qué maravilla...
Tienes razón, se tiene tanto miedo a la oscuridad que intentamos taparla con falsa luz. Pasa lo mismo con el silencio.. asusta e intentamos ocultarlo. Perdemos de vista la esencia de las cosas, que por mucho que las tapemos, está ahí... y así andamos... muchos ciegos y sordos...
Ojalá lo puedas volver a ver y ojalá lo vea yo por primera vez.
besos

Black Betty dijo...

:-) Qué belleza... yo lo más que he visto fue el cometa Halley, y era tan pequeña y tenía tanto sueño que sólo recuerdo una mancha... ahora toca esperar al 2061 para verlo concientemente... espero estar :-S

Angie dijo...

Yyo tuve la suerte de poder verla una vez, en el desierto de Tabernas, en Almería.Indescriptible lo que ví y sentí.

Nico dijo...

Que lindo la verdad ver la vía lactea en una noche de estrellas como la que cuentas que solían ser!

Acá, con mis amigos nos quedamos a dormir en el dique (uno que esta por los alrededores, el 2do mas grande de Argentina "Dique Cabra Corral) siempre hablamos de esto, parece que viene de generación en generación y no somos los unicos.


Coinsido con usted, tanta contaminación Lumínica, parece que le tenemos miedo a la oscuridad!


Un abrazo, espero que esten bien!!



Nicolas.

Satie dijo...

QQ qué experiencia más mística, pero creo comprenderte.
Alfonso, qué suerte poder observar cielo nocturno y oír tus explicaciones sobre mitología...
Cris, en Madrid lo vas a tener muy difícil.
Black Betty, el Halley es uno de los cometas más vistosos que nuestra generación ha podido admirar.
Angie, ¡ en el desierto! ojalá yo pudiera.
Nico, al final a las personas lo que nos gusta es bastante simple, una buena comida, conversación , mirar el cielo...

CRIS dijo...

Hola... vaya... lo cierto es que donde yo estoy, cerca de la sierra, aun no hay tanta contaminación lumínica, pero cada vez hay mas, está claro...
pues nada... cuando viaje iré con los ojos muy muy abiertos... es algo que me encantaría ver...
besos