lunes

Ya.


Ay, los hijos. Qué de cosas que les tenemos que hacer cuando son pequeñitos. Los tienes que bañar, qué gozada. Eso de tenerlos cogidos por un brazo y con el otro les das un flete con una esponja. El olor a Nenuco o similar. También los tienes que alimentar. Te da una paz cuando se quedan hartitos...Los llevas en brazos hasta que son capaces de andar por sí solos. Nunca los vas a notar tan cerca de ti. Cuando enferman tú los cuidas. Los llevas al médico. Te levantas cada vez que les toca la medicación. Cuando empiezan a hablar se te cae la baba...Sí, siempre piensas que tus hijos se van a hacer mayores. Lo ves lejano. Porque te quedan años de ayudarlos. Y ese momento, no penséis que llega cuando se bañan sólos. No. O cuando comen sólos. Tampoco. Cuando están malos y se saben mirar el termómetro y no protestan por la medicación. O cuando ya hablan y te empiezan a decir lo que les pasan. NO. No, señores. Yo me dí cuenta, y lo celebré con mucha alegría, que se hicieron mayores porque empezaron a limpiarse el culo SOLOSSSSSS.
No reírse. Que ésto es muy serio. Desde que nacen estás quitando mierdas. Las primeras son líquidas. Y lo malo viene después, cuando empiezan a ser sólidas. Parecidas a las tuyas, cagondié. Y el olor...Y cuando terminas de recoger la cocina, y te sientas en tu sofá favorito, y te estás tomando tu café y el niño dice: "Mamá, que quiero hacer caca". Y tú que lo pones en el inodoro. En un reductor. Para que el niño no se caiga dentro y esperas hasta que el niño termina. Y lo sabes porque dice: YA. Ea, a limpiarle el culo al niño. Y el momento es el más inoportuno. Al principio, cuando iba a la playa con los niños no fallaba. Era llegar, poner sombrilla, sillas, piscina infantil y siete millones de juguetes playeros cuando los niños se venían para mí. Sí. Ni para el padre ni para cualquier abuela. Eran espléndidos conmigo. "Mamá, caca". Y una servidora llevaba varias bolsas y "forraba"un cubo de la playa. Cuando terminaban y les limpiaba el culo, cogía la bolsita o bolsitas y a buscar un contenedor. A lavarse las manos. Y ya, casi que me tenía que ir a mi casa...
Pues eso, que cuando el niño ya sabe limpiarse solito es que hemos pasado a otra fase. A una mucho mejor. O por lo menos eso creo. Ya llegará la fase de los tatuajes y los piercings...Og.
Foto del Flickr. Autor: Edson soares.

7 comentarios:

QQ dijo...

JAJAJA, Qué bueno. Lo de la playa es completamente cierto. También ocurre cuando te acabas de poner una cervecita fresquita, y a veces cuando desplomas el peso de tu cuerpo sobre el sofá y piensas, que después de acostarlos, empieza tu microtiempo de expansión como individuo... Papi caca

(¡!)

Alfonso dijo...

Imprime este artículo, y se los das cuando sepan leer con soltura. Porque el día de mañana, serán ellos los que te la tengan que quitar aquí, como yo tuve que hacer con mi madre, algo que nunca se me pasó por la cabeza.
Todos llevamos un niño chico (y un abuelito) dentro.

Cat's dijo...

jajajajjaa qué buenooo!!!!! mi madre siempre cuenta cuando limpiando el cuarto de mi hermano encontró un condón... no sabía si alegrarse porque era un niño responsable o morirse de pena porque YA ERA TODO UN HOMBRE, jajaja, lo mismo le pasó a mi padre con mi primera regla...que pena le dió al hombre.
Mi madre siempre me dice que aprenderé a ser hija cuando sea MADRE. será asi, sin duda. besos MADRAZAAAA!!!!

CRIS dijo...

JA JA JA
me has recordado una vez yo de peque que la leyenda cuenta (osea, mi madre) que era tan pequeña que me colé en el water,ja ja ja.
Bueno, he de decir que mi gata en esto, funciona como un bebe, es ponerme a desayunar y miau miau...(uno especial que significa: mama, ya he hecho caca, por favor quita esta asquerosidad de mi arena)... puf... tostadas al aroma de caca de gato...,OGGG.
Lo de los tatus... ejemm... mi santa madre no lo supera... ya va el 4º que me hago, mi hermano 2 y no aprende... ja ja ja

un beso enorme
feliz semana

Denise dijo...

Jiji... cuando tenga hijos y me toque la fase de cacas, me acordaré de tí segurito!

Victor dijo...

Ohh ya ni imagino como serán mis hijos, olvide de repente que puede ser que los tenga, pareciera que hablaras desde otra dimensión y claro, lo mas seguro es que a mi me pasará lo mismo.

Que tremendo punto de unión es la caca,creo que sin que mis padres hubieran pasado por ello no tendríamos la exquisita conexión que gozamos actualmente.

Que rico es volver a visitarte y visitarlos.

Besos

Angie dijo...

jajajaja... que mira que apestan las cacotas que echan esos pequeños seres tan adorales, eh....? jajaja...