miércoles

Inmigrantes

Llegar hasta la frontera no fue fácil, miles de kilómetros aguantando el frío, con los pies a punto de reventar, sólo por la ilusión de darle un futuro mejor a mi familia.
No hay salida, en mi país no hay trabajo, no hay seguridad, no hay futuro. Las dudas han sido grandes, he empleado los pocos ahorros que aún nos quedaban y que servirían para pasar el invierno para poder ver la tierra prometida. ¿Qué me espera? ¿Dónde viviré? ¿Habrá trabajo para mí?
Mi contacto está esperándome tras aquella casa y con la suma acordada, a buen seguro, no habrá problemas. Un coche, unas luces; es la señal. No entiendo lo que dice pero me señala un hueco bajo el asiento en el que debo intentar encajar. Todo está oscuro, el miedo ha terminado por apropiarse de mí, quiero ver a mi compañera y a mi hijo. ¿Cuánto tiempo pasará hasta que pueda saber algo de ellos? Ya paramos. Un bocadillo, una botella de agua y una frase que suena a despedida. Estoy en una ciudad, muchas luces, muchos coches, frío, ¿dónde dormiré?
No importa, ya estoy aquí, y mi vida va a cambiar.
Más de un millón de españoles en 1973 habían emigrado a Europa, varios cientos de miles lo hicieron clandestinamente.

4 comentarios:

Agata dijo...

Mis padres fueron inmigrantes.Yo,también.Ya que nací aquí pero me trasladaron allí con ellos.Mucho frío.Aprende a hablar en alemán de aquella manera.Muchas lágrimas.Cuando escuchaban la canción de "El emigrante" se perdían las ganas de comer.El trabajaba en el turno de mañana(fábrica de neumáticos) y ella en el de tarde.Se veían de noche y cansados.Luego nació mi hermana.Estuvimos las dos allí un tiempo.Pero nos tuvieron que dejar en España porque no podían con todo.Seis meses de penas.Hasta que volvieron.Eso sí,allí nos reuníamos con más españoles.Una hacía la tortilla de papas,otra albóndigas...Me acuerdo del chocolate.Y de mi padre.Jo,Satie...

Agata dijo...

Bueno,fueron emigrantes.Inmigrantes para los alemanes.

Ana Belio dijo...

Pues sí, mi padre fue uno de ellos, marchó a Suiza junto con un numeroso grupo de españoles, el contacto les acompañó hasta el país extraño, y al llegar les pidió que le esperasen en una cafetería hasta que entregará los papeles, y nunca más volvió.

Se llevo todo su dinero, y se quedaron en la calle, la ventaja que eran bastantes, y otra ventaja, la cantidad de trabajo que entonces había para ellos, enseguida encontraron trabajo.

Muy organizado, incluso la empresa, les dió vivienda y ayuda para traer a las familias, la gran desventaja,la frialdad de aquella gente, respetuosos pero fríos como el hielo o la nieve que tanto abunda allí.

No obstante y a pesar de eso, ojalá muchos de los que llegan en las pateras, tuvieran ahora tanta suerte.

Alfonso dijo...

Tenía entendido que emigrantes eran los que venían del extrajero e inmigrantes, los que provienen de otra parte del territorio del país.
Pero bueno, lo importante es que el mundo es redondo y es de todos.
¿Recordáis aquella canción de Victor Jara, A desalambrar?
Maldita la hora en que aluien dijo esto es mío, y voy a alambrar mis tierras.
Fue Caín ¿no?