jueves

Virtudes y defectos


Uno de mis mayores defectos (aunque cada vez intento cambiar) es que me cuesta decidir por mí misma. Siempre espero que alguien, importante para mí, me de un empujoncito. Más que nada en decisiones importantes. No es que tengan que decidir por mí. Yo es que nunca sé si me voy a equivocar o no. Me da miedo. ¿A quién no? Pero siempre pienso que una mala decisión mía puede crear un efecto mariposa con resultados catastróficos...
Mi mayor virtud es que sé escuchar. Es lo que deseo. Y si ese alguien ve que me puedo equivocar doy marcha atrás y recapacito.
El caso es que, haciendo este "ejercicio" o post, me doy cuenta que con el paso del tiempo he aprendido a sacar lo mejor de mí y a guardar lo peor. Y también que mis hijos hagan lo mismo. Eso es lo bueno de vivir con alguien que siempre lo ha hecho así.
Foto del Flickr. Autor: MariClirk.

9 comentarios:

Alfonso dijo...

Esa ventaja llevas. No todos somos capaces. Yo, lo que he aprendido con el paso del tiempo, es a contar hasta diez. Ser menos impulsivo. Trae muchas ventajas.

Agata dijo...

Yo eso lo he comprobado.Y me va mucho mejor.

Mónica dijo...

hola tanto tiempo!!!! yo soy como vos... escucho y luego decido y si veo que me equivoco, doy un paso atrás sin problemas.

¿cómo va el 2009?

Bsss

Chasky dijo...

Yo soy de los que le dan muchas vueltas a las cosas antes de decidirse. Eso sí, una vez tomada la decisión voy con ella hasta el final, aunque con el tiempo he aprendido a escuchar a la gente y dar marcha atrás si veo que me he equivocado.

MARISA dijo...

a mi al reves agata... elijo yo siempre sin escuchar a nadie.. puff.. un desastre

rakel dijo...

A mí me puede el pronto, tengo que aprender a contar hasta....1000. Aunque intento controlarlo. Comprobé el año pasado lo que en ello me ayudaba la práctica de yoga.
Con respecto a la toma de decisiones sí que me dejo aconsejar, aunque no siempre. Lo que es si es verdad es que intento tomarlas yo sóla. Por lo menos las importantes, aunque me equivoque. También así se aprende.

Agata dijo...

RAKEL:para reírte no te hace falta contar...es que no te da tiempo ni de llegar al dos.
Firmado:
Una que se ríe contigo.JAJAJAJAJA.

BlackBetty dijo...

Mjm... yo depende lo que sea, ahora estoy acostumbrándome a escuchar y pedir consejo, pero hubo una época de pedir tanto consejo que me harté y empecé a decidir todo yo, y a saco.

Vanlat dijo...

Siempre esperando al empujón,
en forma de lo que sea,
durmiendo escaleras en guardavela,
no, por aquí no, nononono
por ahí tampoco...
Y al final... al borde del precipicio
pensando si saltar o dar la vuelta
y el silencio de fondo...
Me salvó de caer, saberlo

¡Besos!