miércoles

Collares


De siempre me han gustado. Aún guardo en mi memoria un collar que usaba mi madre cuando yo era pequeñita. Era precioso. Muy largo. De piedras de color verde agua y perlitas blancas. Entre piedra y perla había un cilindro con pequeños brillantes. No eran perlas buenas ni brillantes verdaderos, pero a mí me chiflaba. Un día me lo prestó para disfrazarme de princesa mora. Fui la envidia de mis compañeras del cole. Con decir que hasta se me olvidó el baile que la monja nos enseñó para el "número musical" de fin de curso. No paraba de mirar y tocar el collar...
Ahora tengo collares propios. De muchos colores. De materiales diferentes. Largos, cortos, anchos, finos...No paro de fijarme en las mujeres que llevan collares. Cuando veo una serie "flipo" con algunos diseños que llevan. Y me gustaría poder diseñar collares. Al igual que me gustaría tener una mercería otro de mis sueños es tener una tienda o una habitación enorme llena de estanterías. Desde el suelo al techo. Con muchas cajitas. Cada una con millones de piedras. Todas las cajas conteniendo diferentes clases de piedras o abalorios. Explosión de colores y de formas. Todo el material posible para hacer las combinaciones más especiales. Combinaciones que diseñaría, de manera especial, para cada mujer.
Cuando estoy terminando el post me viene a la memoria un programa que veo en uno de estos canales de Ono. Y es uno que va de que te tiran la casa abajo y te la montan divinamente. En uno de los episodios salía la casa de una niña que estuvo enferma de cáncer. Fue un programa especial, porque ella quería que arreglaran el hospital de niños donde ella estuvo. Sin que su familia ni ella lo supieran le estaban haciendo lo mismo a su propia casa. Esta niña hacía collares y los vendía. El dinero que sacaba era para la investigación del cáncer. Pues los diseñadores le hicieron una habitación en su casa tooooooda llena de cajas de cuentas de colores y todo lo necesario para hacer pulseritas y collares. Así ella vendería muchas más. Yo haría lo mismo...si alguna vez me decido y alguien me los quiere comprar. JAJAJAJA.
Foto del Flickr. Autor: Antonio Martínez.

9 comentarios:

rakel dijo...

Agata, con la imaginación que tú tienes es cuestión de tiempo y ganas, seguro que consigues realizar diseños increibles que gustosamente compraría. Porque yo también flipo con ellos, mi madre guarda como oro en paño mogollón de ellos, de los años 60 y preciosos, que en algunas ocasiones he podido lucir, junto con su colección de sombreros, con los que también flipo.
Tú sabes que yo te puedo donar un par de ellos, que empiezo a coleccionar...aunque éstos te darían mogollón de curro. Collarines al poder!! Besazo.

Alfonso dijo...

A mí lo que me más me gusta de los collares es cuando se parten y salen rodando todas las bolitas clinc clinc clinc jejeje

rakel dijo...

Sobre todo pal que tiene que ir detrás recogiendo todas las bolitas :)
El peligro es para los que tienen enanos, que no es mi caso, pero yo era de las que me comía todo lo que encontraba por mi paso, como los botones. Tragabolas al poder!!

Angie dijo...

joderrr, con lo largo que era el comentario y va y se me borra al darle a publicarrr grrrrr!

Bueno, te decía que yo soy de las tuyas, que me encantan los collares, que tengo una caja llena! bueno, los collares y los pendientes y las pulseras, jaja..

Imagino que si te fijas en ellos.. te fijarías en el collar que llevó Nicole Kidman en la penúltima edición de los Goya y te encantaría tanto como a mi. LLevaba un traje negro "normalito" (normalito seguro que significa unos cuantos miles de dólares, pero bueno, jaja..) y lo que realmente la vestía y la hacía ser una de las más elegantes era el SUPERCOLLARTANIMPRESIONANTE que llevaba! Una pasada!

Yo te animo a que te inicies en el arte de hacer collares si tanto te gustaría! desde luego si te quedan tan chulis como tus abanicos, me pido primen para comprarte uno!

Un beso, guapa!

Angie dijo...

de los goya no, quise decir de los Oscar, claro..

Angie dijo...

Mira, en esta dirección se ve el collar por delante y pro detras. me encanta, me encanta...

http://img.trendencias.com/2008/02/nicole.jpg

Cris dijo...

HOla, pues porque no te has puesto en serio chiqui, que si no ese negocio, regentado por ti y tan lleno de color e imaginación, sería un paraiso. Aquí en Madrid han proliferado en los últimos años las tiendas de abalorios para hacer collares donde además te enseñan a hacerlos y eso.
A mi me encantan, igual, conservo algunos que me ha ido dando mi madre, otros los voy comprando yo. No compro muchos pero todos los que tengo fue amor a primera vista. Me encantan, son muy divertidos y especiales.

Por cierto he soñado mil veces que diseñaba collares y tenía muchos, y menudo chasco al despertarme y no tenerlos...ja ja

Besos
Espero que estés feliz en tu nueva etapa... BESOS

Victor dijo...

Mmm, si que importan ciertos detalles, si que dice mucho de ti tus fascinaciones, lleno tu vida de collares de miles de colores mágicos.

Besos, gracias por dejarme pasar

NuNú dijo...

Me encantan las cuentas, los collares sólo algunos, pero las cuentas me encantan de verdad. He estado en alguna de esas tiendas que tienen todo lleno de cajitas con cuentas diferentes y tú tienes que ir cogiendo y echando en tu cestita y, maja, qué perdición...