viernes

Cómo perder un trabajo por flojo


Hay cosas que de verdad que no entiendo.
En unos momentos que vivimos de crisis. Donde el trabajo es una joya valiosa. Todavía existe una especie que yo denomino "pasotas".
Donde trabajo ahora contrataron a un chico. De eso hace tres meses. He de reconocer que al principio no le ví con futuro. Pero me dije: "Agata, no seas mala. Dale una oportunidad. No te dejes llevar por la primera impresión". El tiempo me ha dado la razón.
Tú no puedes tener 27 tacos y no haber trabajado nunca. No lo digo porque no tengas oportunidades...lo digo porque eres más flojo que un muelle de guita. Tú no puedes llegar a trabajar veinte minutos o media hora (mínimo) tarde, día sí y día no. Eso es una falta de respeto para el resto de personal. Tú no le puedes preguntar a la jefa (dueña) de allí que qué supone entrar a las 9 de la mañana: "Hijo mío, eso supone que a las 9 tienes que tener el uniforme puesto y las historias de los pacientes en la mano. No que te levantes a esa hora..." Tú no me puedes decir (cuando intento explicarte lo que he aprendido) que tú "controlas" bien, ESO EL PRIMER DÍA. Pues cuando me toca irme antes que tú y estoy vestida ya de calle no me llames a voces delante del paciente a preguntarme lo que te intentaba explicar. No puedes tardar 15 minutos en dar una cita telefónica. Ni quitar el contestador cuando yo llego para que tú no tengas que coger las llamadas solo. No puedes tener esa cara de "alelao" y ese pelo lleno pringue de cara al público. Tú no puedes enfadarte cada vez que se te dice que eso no se hace así...que es de otra manera...
Porque pasa lo que pasa: que te despiden. Tú no sabes la oportunidad que has desaprovechado. Con los tiempos que corren...No sé qué va a ser de tí. Y no...no me da pena. Pena me da de que alguien más trabajador que tú no haya podido estar ahí esos 3 meses.

7 comentarios:

Kekalandya dijo...

Tiene una pinta increíble ese trabajo... No sabe lo que a perdido... Le doy el mío, aquí no sura ni un mes, fijo.

Ptolomeo Lagos dijo...

Ultimamente me estoy topando con "chavalines" con un ego y una autoestima que ya la quisiera yo para mi, a mis cuarenta y siete añazos. De siempre los jóvenes han sido rebeldes y han creído saberlo todo. Yo también. Pero, por la razón que sea, percibo un salto cuantitativo bastante grande. ¿Será que me estoy pareciendo a mi padre? ¿O será que "el sistema" (sea lo que sea eso) esta creando "monstruos"? Ojo, que también parece haber jóvenes que nos dan mil vueltas en esto y en cienmil cosas mas. Pero es que, de los otros, parece haber millones (por lo menos, en mi barrio)

Alfonso dijo...

NO aprecian lo que tienen. Todo lo han conseguido sin esfuerzo. Y trabajar es un estorbo. Además, para eso esta papá, para darte el dinero. No te creas que andara sufriendo mucho porque lo hayan despedido. Aunque él dirá que se ha quedado parado. Y tendríamos también que saber por qué entró. Porque suelen ser recomendados. En fin. Es lo que hay.

Agata dijo...

ALFONSO:no te has equivocado en nada.

AGL dijo...

En algunos que tienen estas actitudes (insensatas, en todo caso) están el el fondo la idea de "...total para lo que me pagan...". Es una lástima que casi nadie tenga ya gusto por le trabajo bien hecho, o simplemente por el trabajo. Para mi es casi sagrado: es lo que me permite comer, vestirme, tener una casa, darle estudios a tus hijos... Será que soy antiguo.

Agata dijo...

Si...AGL...eso de comer,vestirse,tener una casa,darle a tus hijos algún futuro...es muy antiguo Y NECESARIO.Los "modernos" viven de sus padres.Que es mucho más fácil.Desde los 19 años estoy trabajando.Porque mi padre(que en paz descanse)me dijo que si no quería estudiar...a trabajar.Que él se levantaba a las 4.30 de la mañana a encender la caldera de la fábrica de cartones.Y yo no era ninguna señorita.Había que ayudar en la economía del hogar.El primer día me pusieron a trabajar en la UCI.No te digo nada.He llorado lagrimitas de sangre.Pero estoy muy orgullosa de lo que he hecho.Por eso no puedo con esta gente.Lo quieren todo hecho.Son flojos y desagradecidos.Menos mal que mi padre no dejó que fueramos así.Porque ninguno de sus hijos han sido flojos.No.Y mis hijos,lo mismo.Si no queréis estudiar...a currar.Y si estudiais,en veranito a conseguir para vuestros gastos con algún trabajo.Anda que no.Eso es lo que hay.

MIGUEL ANGEL dijo...

Ainss Dios. Que me lo digan a mi. En mi trabajo había una que era igual de floja, pero con el inconveniente que por ser mujer y amante hacia lo que le daba la gana con los compañeros. Pero lo peor de todas estas cosas, es que al final son ellos/as quienes siguen ganando porque los jefes le siguen alagando y encima tienen buenas recomendaciones por gente conocida. Y uno siendo explotado, intentando hacer su trabajo bien y encima sin ser recompensado por sus acciones. En fin, la vida es asi en la viña del señor habemos de todos. Ahh¡¡ Feliz Navidad.