miércoles

Leire Pajín

Voy a abrir una serie de entradas dedicadas a analizar la forma de desenvolverse en los medios de comunicación de algunos de nuestros políticos. No entraré al fondo, lo que dicen algunos me gusta o no dependiendo de las circunstancias. De otros no me gusta absolutamente nada.
En lo que me quiero fijar es en los gestos, que delatan mucho de la personalidad de cada quien.
Inauguramos esta sección con Leire Pajín,

Empecemos por su tono de voz, seguro, firme, poco uniforme. Lo varía conscientemente para darle énfasis y veracidad a lo que dice.Fíjense en que cuando cita las medidas, el tono es alto y claro, mientras cuando termina la frase, lo baja y vocaliza mucho menos.Claramente quiere que nos enteremos de la medida y la segunda parte de la frase ya no interesa tanto. Por ejemplo en el segundo 39 dice que cambiará el régimen fiscal SIN TOCAR (lo dice claro y alto) excesivamente, (vocaliza mucho menos para que no se relacione con lo posterior) el sueldo y los impuestos. Así pues, la realidad es que sí, que se suben los impuestos, pero parece que no por cómo lo dice.
Analicemos ahora los gestos y el contacto ocular. Sus formas son las de una persona segura de sí misma, con una alta estima de su persona. Gesticula sólo lo necesario para no parecer excesiva. Su contacto ocular es firme y claro. Mira a todos para que no se desconecte nadie. La realidad es que está nerviosa porque se fija constantemente en el papel, como si necesitara huir de la mirada de los demás, ya que se ve claramente que no está leyendo.
Mi conclusión es que Leire está actuando, que no habla así habitualmente, que lo hace sólo porque está en medio de una rueda de prensa y adivino detrás de todo esto la mano de los asesores de imagen. Lo malo es que los políticos no son buenos actores y se les nota. Echo de menos a políticos que resultaban más creíbles aunque mintieran igual.
En la próxima, toca uno del PP, verán que se parecen muchísimo en las formas.

4 comentarios:

Maruri dijo...

Ma ha hecho reir tu último comentario:Echo de menos a políticos que resultaban más creíbles aunque mintieran igual....
Eso lo define todo....

Satie dijo...

Pues sí, porque la verdad Maruri es que tenían estilo. Bienvenido por aquí.

Angie dijo...

la oratoria es el arte del engaño, satie...

Un beso para los dos!
Angie.

Anónimo dijo...

Muy acertados los comentarios Satie ¿Te atreves con las Pilares Sánchez, las Pelayos, los Joaquines y compañía...? Seguro que sería muy interesante. AGL.