viernes

Sexo gratis


Antes de que sigan leyendo...el título no se corresponde con lo que voy a ofrecer. Pero si sigo teniendo visitantes buscando tios en pelote...no os quiero decir ahora lo que va a pasar. Eso sí. Voy a hablar de lo "gratis".
Cuando vas a un supermercado y te ofrecen gratis muestras de algo...allá que vamos. Te sueles encontrar a la chica-anuncio justo al doblar la esquina del pasillo. Y, claro...nos pilla desprevenidos. Además, eso de tomar la muestra así sin más nos da corte. Empezamos a hacer todo un ritual de movimientos y de actos que harían que nos avergonzáramos al visionar las cintas de seguridad del establecimiento.
Nos ponemos a "pulular" por los alrededores de la tan maravillosa señorita que quiere darnos algo gratis. Da igual lo que sea. Da igual que sea una bandeja de angulas cuando tú las odias. Nada, nada. Yo quiero una de esas.
Caminas haciéndote la tonta mirando productos que están en dicho pasillo y que tú nunca mirarías en circunstancias reales (imaginaros una señora de 80 años en el pasillo de compresas...)
Caminas por dicho pasillo una y otra vez (una señora de 80 años en el pasillo de compresas para arriba y para abajo)
Pues nada...que vas y te decides, sin querer mirar a la señorita, a acercarte más para poder coger una bandeja para ti.
El caso es que lo coges. Y una sensación de bienestar te embriaga. Ya lo tengo. Me da lo mismo lo que voy a hacer con las angulas del demonio. En casa no gustan. No conozco a nadie que quiera angulas.
Y te das la vuelta intentando pensar qué vas a hacer con ellas...Igual que la señora de 80 años con las compresas.

3 comentarios:

Alfonso dijo...

ummm a mí en los super me da vergüenza ir a que te den algo así gratis. Además, como no soporto estar en colas. No entiendo a la gente de Cádiz, con sus erizadas, ostoniadas.. no, yo no podría.

Maruri dijo...

Lo de poner un comentario no es gratis asi que ya sabes a buen entendedor pocas palabras.....

Una sonrisa no cuesta nada, pero da mucho. Enriquece a aquellos que la reciben, sin empobrecer a aquellos que la dan, eso si es gratis :)

MIGUEL ANGEL dijo...

A mi me da cierta verguenza. Pero qué quieres que te diga. Si encima te lo dan para probar, oye habrá que desgustarlo. Luego está el pensar si quieres gastarte el dinero en complacer a la chica que ofrece el producto. En fin. Esto de la gratuidad no siempre se cumple. Un besote.