jueves

Feliz ¿qué?


Desde luego que los tiempos no están para muchas alegrías y que seguro que a más de uno y de dos, estas fiestas le resultan más una molestia que otra cosa.
Yo, aunque intento que pasen lo más desapercibidas posible por mi salud mental, no puedo evitar en una de mis muchas contradicciones, recordar cuando era esta época en mi niñez. Entonces recuerdo el color del papel de celofán de algunos polvorones. Me los ponía en los ojos como si fueran gafas y miraba a través de ellos, este hecho me anunciaba momentos de alegría y felicidad. Recuerdo las luces del árbol con todo el piso a oscuras y una sonrisa de oreja a oreja volvía a anunciar regalos y emociones. Sí, amigos, tengo un pasado y no reniego de él. No me gusta nada el consumismo de esta época, no me gusta el tener que estar alegres porque sí. Pero hay algo que no puedo evitar, volver a sentirme como un niño, la mejor época de nuestras vidas, cuando todo es inocencia y crees en lo mejor de cada uno.
No sé si felicitaros la Navidad o qué, quizás mejor os deseo que seáis un poco más, niños otra vez. Si estas fechas consiguen sacar la infancia que todos llevamos debajo de la piel, a lo mejor no son tan negativas como parecen.

2 comentarios:

Agata dijo...

Yo también me siento niña contigo en estas fechas.Gracias por lograrlo,Satie.

Alfonso dijo...

jjjj se siente niña XD