miércoles

Masturbador masculino

Acabo de ver a través de Tuppersex, y no me preguntéis cómo, que ha sido de casualidad, palabrita del niño jesús, que han sacado una cosa denominada Flip Hole (agujero para echar, traducción doméstica). Y resulta que es un masturbador, o sea que nos hemos vuelto tan vagos que ni siquiera hay que darle al manubrio para lo que desde los siglos de los siglos se consideró algo muy común y sano. El vídeo no tiene desperdicio y casi te entran ganas de comprarlo si no fuera porque sólo dura cincuenta veces. Vamos que a un adolescente no le llega ni al fin de semana. Ay, los avances de la técnica.



6 comentarios:

Kim Basinguer dijo...

Me he quedado "anonadada" jajajaja

Agata dijo...

En lo que tarda en explicar hay tiempo de mucho.
NO digo NÁ...

QQ dijo...

"Desarrollado utilizando tecnología sensual de vanguardia..." y se quedan tan panchos. Me imagino a los científicos con el método hipotético deductivo experimental que siguen ellos (¡ojo! pero todo muy sensual, no nos vayamos a confundir de tecnología). ¡Esto es curro y lo demás son tonterías!... Eso sí, algo de peso perderán... Vamos, digo yo.

Satie dijo...

Ya ves, QQ, hay trabajos y TRABAJOS

Alfonso dijo...

¿Y eso en Jerez dónde lo venden? :D

Satie dijo...

Ahhh, investiga, Alfonso.