miércoles

Sangre de horchata


He regresado ahora de hacer una pequeña compra y no puedo dejar de hacer esta entrada. Ya dejé mi puchero puesto, lavadora también y dispongo de varios minutos antes de hacer más cosas. En fin, que me he ido a un supermercado a comprar varias cosas que me hacía falta para la mañana. Yo siempre voy con prisas. Pero no de las de salirte el corazón por la boca. Sin prisa pero sin pausa. Sin agobios. Pero, hijos, con algo de "meneo". A lo mejor lo entendéis mejor cuando leáis esto. Me pillo una cestita y,como era poca la compra, terminé pronto. Pero llegué a caja. Una señora delante mía con un carro enorme. Me dije:"lo mismo me mira y me deja pasar".No señor. El truco está en no mirarte. Pero como no iba mal de tiempo no pasaba nada. Eso sí, la señora iba sola y tardó un siglo en "descargar"en la cinta transportadora de la caja. La señorita que la atendía le ayudaba a meter parte de la compra en bolsas. Hacía un siglo que terminó de pasar todos los productos y le había dicho el precio. Pero la señora no creáis que se alteraba o su sangre corría solo un poco más veloz de lo que me tenía acostumbrada. Se dejaba caer para abrir las bolsas de plástico. Con un "cuajo" para ella sola. Estaba empachada del mismo. No me podía creer que todos tuviéramos que esperar a esta "osa perezosa" a que terminara con el ritual. Terminado el mismo, la señorita le volvió a decir el precio de la compra. Otra dosis de paciencia. Toma el bolso y empieza a abrir la cremallera con más lentitud que un caracol en el desierto. Busca el dinero y hasta los céntimos. Seguro que más de la mitad de vosotros estáis con un ataque. No os preocupéis. Queda menos. Sólo que meta las bolsas que quedan en el carrito. Cuando se fue, el único comentario que le hice a la cajera:"Hay gente que no se morirá nunca de un infarto y ésta es una de ellas". Ella me miró como diciendo:"Si tú supieras".
Este año, uno de mis propósitos es no enfadarme por cosas como ésta. No sé si seré capaz. Estamos a primeros de enero y hoy creí reventar. Hay gente con sangre de horchata. Y viven así porque en este caso que os cuento, no nos miran. Si ella cruza la mirada con la mía se hubiera dado cuenta de que tenía ganas de zarandearla para que la sangre pasara de horchata a su estado natural...
Foto del flickr:Vedia

19 comentarios:

RAÚL dijo...

ayys, cuando encuentras a alguien que va a salir con su coche, dejando (por fin!!) un hueco en el que aparcar, y tú vas provocando cola esperando a que el conductor se ajuste el cinturón, el retrovisor, busque su radio-cd, lo conecte, encuentre la emisora deseada, cada vez más cola detrás de ti, se ponga las gafas de sol, se atuse un poco el pelo, arranque el coche, empiece a maniobrar con una parsimonia inalterable, p'alante, p'atrás... yo tampoco sé si seré capaz de no enfadarme!!

Agata dijo...

RAUL:eso que describes es todavía peor.Porque los coches que tienes detrás te pitan a tí y no al imbécil que tiene que salir de una vez...

Namy dijo...

ay dios...ese es el pan de cada día en los supermercados...a mi siempre me pasa alguna anécdota cada vez que voy a la compra...es caótico!...y sobretodo, mortal!...
En serio, no me puedo explicar como las personas pueden ser tan zopencas...Egoistas y aburridas...
Está bien que no tengas nada que hacer, pero hombre, un poco de ansias y consideración por los demás.
Otro ejemplo es en los bancos, a ti no te pasa que llevas una prisa que te mueres (como siempre, es lo que tiene ser pobre) y la de caja está de rollo por teléfono o contándole sus batallitas a la compañera y tu esperando a que acabe y una vez que atiende al señoriño que está delante tuya, el señoriño se pone con calma a guardar los papeles, el dinero...sin moverse del sitio....jolin, que se aparte a un lado!....uffffffff....
Es que no tengo nada de paciencia...en serio, fatal!.

Veca dijo...

Me pasa lo mismo que a ti. Hay gente con poco sangre en las venas y a mi me dan ganas de zarandearlas, sobre todo si son compañeros de trabajo y mientras que tu andas a mil con cientos de cosas, ellos no avanzan ni "pa´tras"

Cat's dijo...

mirá que soy mas bien tranquilona, pero estas cosas tambien me ponen de los nervios, sobretodo cuando uno va con una barra de pan...
a mi me ha pasado eso y aún más, que en el momento que dicha señora abre su cartera, quiere deshacerse de todas sus moneditas y empiezan a contar, dale un billete de 20 joer!!! y no...ahí, de a dos céntimos... y si encima de todo, cuando termina, la cajera se va a buscar algo...bueno....

Nunu dijo...

Cada día veo varios horchatísticos en el autobús o metro. Se ponen los primeros en la salida para después ir a paso de tortuga recién nacida (creo que anda todavía más despacio que la tortuga adulta jejejejeje)...
Yo formulo mis propias teorías sobre el asunto y las verifico, nunca falla... A veces, cuando me doy cuenta de que me estoy enfadando, me funciona mucho el pararme y reirme de mí misma y de la situación surrealista...

Vaya, confirmado. Ya no te puedo llamar más super-super-Ágata. Ahora eres super-super-super-Ágata y estoy segura que arreglá pero informal... jejejejeje

Chimeneaverde dijo...

Mira, acabo de venir de solicitar un papel en la Universidad (tardo media hora en ir y otra en volver), y después de tenerme allí más de media hora, repasar unas notas que tenía la mujer y por fin preguntar a otra que se estaba rascando las narices y que tampoco tenía ni diea me ha dicho:

hija, si tienes prisa vete, hoy no vamos a poder dártelo.
Horchata... se queda corto.
saludos

D.I.E.G.O. dijo...

Agata:
Yo pensé que era un fenomeno endémico de mi condición de sudaca pero por lo visto, en todos lados se cuecen habas.
Entonces debo concluir que es la especie, somos la especie dominante, y dominamos la Tierra por nuestra inteligencia...pero la estamos usando cada vez menos

Alfonso dijo...

En las cajas de los super, las leyes de Murphy se manifiestan en su máximo efecto.
El otro día entre en un super y sólo compre una bolsa de tomates. Digo, iré rapidito.
Cajera: señor, no le puedo marcar por que no tiene código los tomates.
yo: ah y eso tarda mucho? no, a que venga una chica patinando.
Ah, pos vale, a la eme los tomates, y me fui y los dejé allí.
Y analizando tu post, si la cajera ayuda al cliente a meter las cosas en bolsas, el 95 por ciento de posibilidades es que fuera mercadona, y un 45 por ciento que fuera carrefour.
Un cero por ciento que fuera DIA, que es el que mas tarda en atenderte, de ahí su nombre, DIA, porque echas el día en la cola, atendida por una chica supercajera, además la única, y que a la vez, limpia, hace tarjetas, repone, recarga el telefono, y te dice buenos días.

Agata dijo...

ALFONSO:acertaste,era Mercadona.En el super de la de los patines me pasó lo mismo que a tí pero con otro producto.Me dice la cajera:"no tiene código de barras". Y le digo:¿quiere que se lo ponga yo?..."No,señora.Ahora viene la chica de los patines".
Al final,vino una pero andando.Tardaron 15 minutos en darme precio...Estoy,como ya te digo,en la fase de no enfadarme.Ya pondré un post cuando REVIENTE...jajajajaja.

Druid dijo...

A mi siempre me pasa con algo que me hace especial ilusión (sea de comer o no) del carrito de la compra...
Vamos que si es un brick de zumo se queda allí...
pero siempre es otra cosa... la que mas "jode" con perdón.
Murphy anda al acecho.
Besos...
(tranquilos jeje).

Nico dijo...

Agata me encanta leerte!!! Es muy cotidiano y normal pero le das un toquecito de sensatez y humor, es delicioso. Yo siendo joven, me encanta ir de compras con mi mamá y siempre que hay una viejita en la cola aprovecho para seguir poniendo cosas en el carro.

Un gusto leerte como siempre, me voy con una sonrisa de orejas a orejas!!!

Un beso, cuidate.

"La paciencia y la tolerancia es el camino a la tranquilidad y la paz interior"


Nicolas.

Angie dijo...

ufff! normal que te alteres, a mi me pasa también! y lo de tener que ir parada en las escaleras mecánicas porque a l gente no le sale del alma ponerse SÓLO A UN LADO de la escalera, para dejar pasar a todo el que quiera ir avanzando con más rapidez...???!!! uffff, eso sí que me pone histérica, porque es que las escaleras esas tardan un siglo y medio en llevarte a la otra planta!!! Y pídeles paso que encima te ponen una cara de.. "¿Perdona? me estas molestando, imbécil!"...

* dijo...

Hay....eso no es nadaaaaaa.
Tu imagínate lo mismo y encima una cajera que esta mas muerta que la clienta.....
Eso ya es ponerte de los nerviossssss...a mi me pasa siempreeeeeee....no se tengo el don de pillar a las mas tranquilas.
Cada vez me gusta menos ir al súper.
Te entiendoooooooooooooooo hayyyyyyyyyy...que cruzzzzzzzzzz!
BESITO!
Marta

jose carlos dijo...

Yo que hago todos los días la compra en Hipercor te entiendo perfectamente. Hay gente que piensa que esta sola en el mundo y los demas que se j..., que si no meten las cosas en la bolsa, que si no se van rápido de la caja para que pase el siguiente. En fin paciencia. Un beso.

Víctor dijo...

La fila del super es una de las situaciones que prueban al ser humano. A veces no tenemos idea de lo que pasa en las realidades de nuestros semejantes, sin embargo muchas veces no somos lo suficientemente rápidos o pacientes.

No se, creo que hay 2 opciones que me encantarían para resolver esto, o tenemos mas templanza en el super o que lisa y llanamente desterremos los supermercados o hipermercados o megaultraomniprescentes mercados, para recuperar los pequeños negocios de barrio, por lo menos se respiraba un aire mas tranquilo, y siendo objetivo te demoras menos en comprar que en un supermercado.

Denise dijo...

Que sepas que hay gente que le jode tener que empacarse sus propias cosas en bolsas, a veces hacen exactamente eso que dices, se toman todo con caaalmaa. Dependiendo del día me hubiera puesto tan nerviosa...

sin prisa dijo...

Yo también me pongo nerviosa, pero quizás deberiamos todos/as aprender a vivir de otra manera, con más calma. Vivi durante un tiempo en otro país y aprendí a vivir con esa tranquilidad, fue volver aquí y se jodió todo y eso que ahora no vivo en una gran ciudad. Creo que el problema es de los que vamos corriendo todo el día de un lado a otro, es inhumano.

caracol dijo...

pensé que era una loca espantosa por enojarme tanto con la gente lenta... y es que en esta ciudad son lentas para hacer todo, lo prometo... es horrible!!!
Y si, uno de mis propósitos para este año a menos que yo si me quiera morir de un infarto por el coraje, es adaptarme y quitarme las prisas... seguro que viviré más y más contenta si lo logro!

un beso!