sábado

Emotiva


Confieso que soy una mujer que me emociono. Quizás demasiado. Pero no sé quién o qué mide la capacidad de emocionarse. ¿Debe haber un límite? ¿Será mala tanta emoción?
Desde pequeña he visto o escuchado cosas que me hacían sentir mucho. Como ya comenté en otro post, mis padres marcharon a Alemania a trabajar y nos tuvieron que dejar con los abuelos durante meses. Cualquier cosa que viera de mis padres me hacía llorar. Que me leyeran la carta que ellos nos mandaban me llenaba de ganas de abrazarlos.
Parece una tontería. Pero de pequeña todo hombre que llevaba bigote me daba pena. Lo veía como más débil. Hasta que siendo más mayorcita descubrí que el llevar bigote no quitaba que fuera un asesino como Hitler. A partir de entonces los señores con bigote no me daban tanta pena.
Cuando veía "películas de llorar" la salita de mi casa era un mar de lágrimas. Cuando la escena más sentimental de pena salía en todo su apogeo mi madre, mis dos hermanas y yo cogíamos un cojín cada una. Lentamente, sin que se diera cuenta la de al lado, nos lo poníamos en la cara y se empezaba a escuchar un lamento pequeñito. El truco estaba en no mirarnos. Cuando lo hacíamos, la que descubría a la otra con el moco colgando, se ponía a berrear con un llanto incontenible. Cosa que contagiaba a las otras tres... Mi padre, el pobre, venía corriendo a ver qué había pasado. Y decía:"Cuando yo me muera no vais a llorar tanto". Cuando veía la causa preguntaba cuánto le quedaba a la película. Para acto seguido irse a la calle a dar una vuelta con mi hermano pequeño...Pobre.
No sólo siento mucho en el terreno de "las penas". Cuando me ocurre algo bueno también. Me emociona que alguien me diga algo que he hecho bien, o que estoy guapa, o que le encanta cómo soy, o que hace cualquier cosa para hacerme feliz...Y cuando me hablan de mis niños me derrito...
El caso es que me sigue ocurriendo lo mismo. Miro una fuente en la calle y me quedo como los niños de la foto, embelesada y emocionada. Veo una película y me emociona. Veo un telediario y me emociona. Veo a alguien pidiendo y me da algo. Alguien me cuenta que tiene problemas y no puedo dormir. Veo el trabajo de artistas que he descubierto a través de los blogs y me emociona... Siento mucho. No sé si será mejor que eso cambie. Pero ya no sería yo, AGATA.
Foto del Flickr. Autora: MusikeSum. Ella ha titulado dicha foto como "Playing. Berlin". Y ya cogí prestada otra fotografía suya del Flickr para mi relato corto titulado "El maletín".

22 comentarios:

Denise dijo...

Ágata... soy así, también. Durante unos añitos pensé en cambiarlo, porque creo que es complicado ser tan empático, sobre todo en situaciones sociales. Pero llegó un punto en que dije.... bueno, soy así de sensible y, en vez de cambiar, tengo que rodearme de gente que lo entienda, acepte y no se aproveche.
Creo que el único caso en que sigo queriendo controlarlo es cuando lloro porque me siento atacada, o dejada de lado o insultada... y o no es así, o no tiene tanta importancia.

Te dejo un link de un post que hice sobre el llanto, en mayo del año pasado

http://plumaenlatempestad.blogspot.com/2007/05/llora-la-llorona.html

RAÚL dijo...

uno es como es, resulta difícil renunciar a eso. con el corazón expuesto se reciben más golpes, claro, pero si lo blindas acaba encogiendo, y se pudre al final. vivan los corazones sanos!! :)

Agata dijo...

DENISE:con esa dirección no pude encontrarlo.Pero he buscado en tu blog hasta que lo encontré.Un post genial...

Denise dijo...

:-P lo siento, digo, que no haya funcionado el link... gracias por la búsqueda, eres un dulce!

Alfonso dijo...

Lo que te pasa es que no eres un cacho tarugo, como estoy acostumbrado a ver por ahí, Agata. Eres una mujer, eres persona y estás viva. Por eso, tienes emociones. Y por eso, también, nos emocionas. Gracias :)

SoPhía dijo...

Agata!!! Muchísimas gracias por utilizar otra fotografía mia. Me encanta ver que las personas creativas como tú desarrollan sus ideas, perspectivas y emociones a través de ellas. Ese es el sentido...la esencia de mi motivación para fotografiar. Gracias! Un saludo ;)

Veca dijo...

Esa sensibilidad a flor de piel es precisamente la que te hace ser tan buena persona. Claro que yo no te conozco en persona, pero a través de tus post, de tus historias del día a día, se nota.....

Ana dijo...

Hola Agatha

En demonstrar los sentimientos soy un poco rara. Hay veces que me pasa lo mismo que a tí con las películas, pero siempre escondo la cara,no me gusta que nadie vea que me afectó.Con los años cada vez me cuesta menos,demonstrar mis sentimientos.

Besitos

Nico dijo...

Agata, la verdad que una emoción es arrastrada de un sentimiento y estos son dulces y bellos. Eres una mujer con caracteristicas divinas y hermosas, de una exquisita madera. Creo que en el centro, todos somos así o tenemos una pizca de aquello.

Muchos tendrian que tener lo que tu tienes, esa emoción, esos sentimientos. Eres envidiable.

Un abrazo grande, cuidate.


Te dejo mis cariños.


Nicolas.

caracol dijo...

A mi me gusta que seas así... y psss claro, yo soy una chillona también y me gusta saber que no soy la única llorona por allí...
también tengo un post de eso jajajaja
viva la emoción!

nestor dijo...

Las emociones son incontenibles por lo que es inutil tratar de silenciarlas además, dicen, hay que liberar siempre el sentimiento cuando se expresa.
Que trabajo el de tu padre sacar al menor hasta el termimo de la película..en ese sentido recuerdo una anécdota de mi abuelo que siempre la contaba con simpatía. Decia: que un vecino suyo todas las tardes a la hora de la novela salia afuera a conversar con alguién para que la gente no crea que le pegaba a la mujer (por el llanto)jejeje... la verdad es que nunca supe si era verdad o una anécdota inventada para pasar un buen rato.

muy buen post..realmente me alegro haberte encontrado.
un abrazo.

Anónimo dijo...

querida agata:
es un don el poder sentir tan intensamente.
De esa forma puede encontrarse la esencia de las cosas, se puede amar el arte, a los amigos, a la belleza que afortunadamente hay en todos los rincones del mundo y en casi todas las cosas. En las que no puede haber ni un ápice de belleza (la guerra por ejemplo) la sensibilidad nos deja otra lección valiosa, la conciencia.
Saludos.
FEMMEICTHYS

Cris dijo...

Hola Agata, yo creo que mientras tu no sufras por las emociones todo va bien. Si eres capaz de emocionarte con los detalles de la vida es maravilloso, los apreciarás mas y mejor, los podrás compartir, etc., lo único que las emociones tienen su lugar, mientras no te impidan llevar una vida satisfactoria, no te bloqueen o te desborden, todo va bien. Tu mayor baza (de las que conozco) es precisamente esa gran sensibilidad, eso te hace muy muy especial. No lo cambies...

Evinchi dijo...

Nena, no cambies, la capacidad de emocionarse es un don, no un defecto.

Besos.

Angie dijo...

A mi me parece estupendo que te emociones y tengas una gran sensibilidad (yo lo he comprobado in person). Es mejor ser así que ser y actuar siempre como un témpano de hielo ante determinadas cosas.

Eso sí, tampoco creo que sea demasiado bueno que te dejes influenciar en demasía por los problemas de los demás. Por supuesto que es normal que los problemas y las cosas que le suceden a la gente que nos rodea (o no) y queremos nos preocupen, e incluso, que nos preocupen mucho pero, al fin y al cabo, son los problemas de dichas personas, no nuestros. Si uno se afecta por ellos, además de por los problemas propios (que ya de por sí, son bastantes normalmente), entonces... apaga y vámonos.. que podemos ir "arrástrandonos" a causa de tanto sufrimiento, no?

Besos. Angie.

MARISA dijo...

jelouuuu.. pues verás ágata, yo voy un poco de "shulita" e intento no mostrara demasiado mis emociones, pienso que me hacen vulnerable... confieso que ando leyendo un libro que me tiene las lágrimas saltonas todo el día...

Druid dijo...

Prefiero a las personas que se emocionan por cualquier cosa, que las personas "tempano" que nunca saben que estan pensando, o si lo que les estas diciendo les causa "algo" o no.
Besos (pero no te emociones).

Pd. un placer verte perdida de vez en cuando por mi bosque... por vuestro bosque.

NuNú dijo...

Tú y tus palabras me emocionáis.

Besos, guapa

ani. dijo...

Bueno, tal vez pertenecemos a una misma raza... A mí me emociona hasta el aroma del pan que se va filtrando de la máquina...
Un beso!

Sergio dijo...

Es bueno ser así, no trates de cambiar, yo que soy hombre me emociona mucho con muchas cosas y hasta con las peliculas.

Saludos Sergio

Víctor dijo...

Eres lo máximo aunque seas una especie en peligro de extinción, cuesta un monton que se valore la sensibilidad y tu eres valiente en admitirla.

Cris dijo...

Hola Agata, creo que te emocionará leer el último post de mi nueva amiga Moraine en:
http://moriane.blogspot.com/
es una mujer con una hija y embarazada (con riesgo) de un bebe, vive en Chequia y es una mujer maltratada que nos habla de ello...