viernes

Cementerios

English version


Vaya lugares. No creo que a muchos les guste ir a ellos. Yo soy una de ellas.
Allí se enterraron varios miembros de mi familia. Muchos conocidos. Algunos vecinos. Entre mis familiares, mi padre. Una de las personas más importantes de mi vida...
De ello hace ya más de 18 años. Y es que el otro día tuve una conversación telefónica de lo más extraña. Hablaba con una tía mía. Ella es de las que no le importa ir allí a llevar flores y a limpiar el mármol que tapa el nicho donde están enterrados juntos mis abuelos y limpiar el mármol que tapa el nicho donde está enterrado mi padre. El caso es que mis abuelos están a una altura normal. Mi padre está arriba del todo. Yo hace años y años que no voy. Desde que murió mi abuelo hace 7 años. Lo paso muy muy mal. Cuando falleció mi padre no pude ir a enterrarlo. Juro que no podía tenerme en pie. Juro que de haber ido...
Resumiendo el tema de la conversación. Mi tía me cuenta que ella ya no está para subirse en una escalera a limpiar el mármol. Y yo le digo de buena manera que yo no voy a ir. Que me acuerdo de mi padre todooooooossss los días. Que le pongo flores en mi casa, al lado de una fotografía suya. Que le hablo a mis hijos de su abuelo, que no conocieron. Que lo abracé mucho mientras vivía. Que le dí mi cariño mientras vivía. Que no podría sentirse nunca defraudado por mí mientras vivía... Ella me contesta que no puede hacer nada para que yo cambie de opinión. Pero que no le parece bien, que mi padre está allí. Yo pienso que mi padre está en todos lados menos allí. Y le digo que yo no critico a nadie por ir al cementerio. Y que eso es una decisión que cada uno toma. Que no le hago mal a nadie...Se queda callada y me dice que por qué no "sacamos" a mi padre de su nicho y lo "metemos" con mis abuelos. Así no tenemos el problema de un nicho alto...
"¿Tú quieres que yo pase por eso para que no nos subamos a una escalera a limpiar un trozo de mármol que tapa un nicho?""Es una pregunta que yo no le haré nunca a mi madre".Fin de la conversación.
Foto del Flickr. Autor: maximorgana.

16 comentarios:

Alfonso dijo...

Fu, yo estoy viviendo eso continuamente desde que mi madre murió hace dos años y medio.
Mi madre, no era de ir a cementerios, pero mi tía sí. Y ahora, continuamente están yendo, que si el día de la madre, que si el cumpleaños, que si el aniversario, que si los difuntos, que si las flores están chuchurrías... una tortura. Van allí y se ponen a limpiar y barrer el suelo como si alguien viviera allí.
Pienso como tú, mi madre no está allí. Allí habrá huesos. Pero mi madre, lo que era mi madre, no. Tuve que tragar carretas y carretones cuando murió. A los pocos días tener que ir a buscar silicona, porque aquello estaba lleno de moscas... por Dios, que manera de torturanos tenemos los seres humanos.
Y todo porque no asumimos la muerte. Venga misas de difuntos, y nada, no asumimos lo que es la muerte. Yo soy creyente, pero precisamente porque creo en lo que creo, no tengo este culto tan arraigado en esta tierra, al luto y al muerto.
Qué me fastidia ese sentimiento de culpa que nos quieren inflingir, como si por no ir , no quisieramos a nuestro ser querido. Qué saben lo que yo lloro sólo cuando nadie me ve.
Mi abuelo materno murió hace 43 años, estando yo en la barriga de mi madre. Os cuento una anécdota que algún día pondré en mi blog, sobre lo que pasó, para darle un poco de gracia al asunto.
A mi abuelo, lo dicho, muerto hace 43 años, todos los años se le hace una misa de difuntos en San Miguel, uno de los templos principales de Jerez.
Solo van dos tias mias, mi hermana , algún primo y yo, porque somos conductores y las llevamos en coche. Hace dos o tres años, después de la misa, se acercó una mujer a mi tia y le dijo: Huy, fulanita, que haces aquí. Pues nada, que vengo a la misa de mi padre. Reacción de la mujer: Ay, fulanita, que pena más grande, que dolor, que no me había enterado, muacs muacs dos besitos, cuándo ha sido hija, que no me enterado, tienes que estar destrozada. Pues fue, en 1968. La mujer: Ah, y puso cara de poker. Yo, descojonaito jajaja. Cuando se fue, solté mi típico comentario para joder un poco: ¿Tan malo era mi abuelo que necesita tantas misas para sacarlo del purgatorio? Estuvieron sin hablarme varios días jeje

Alfonso dijo...

En 1964 murió, que me equivocao al contar :)

Agata dijo...

ALFONSO:así me sentí yo cuando hablaba con mi tía.Para ella que yo no me acordaba de mi padre.Que se murió y ya está.Y egoistamente hablando, yo pensaba mientras me decía esto:"¿Quién de mi generación en la familia se preocupa de llamar siempre a todos los hermanos de mi padre para saber cómo están como no sea yo?" Y más pena me entraba.Pero eso no se lo voy a preguntar.Es algo que hago como si mi padre siguiera vivo.Por él.

Cris dijo...

Hola Agata. Creo que en cualquier caso y para empezar debes tener tu conciencia muy tranquila y estar orgullosa de ti. El cariño, el recuerdo no se demuestra mas que en el día a dia y eso es lo que tu haces.
A lo largo de mi vida podía haber ido a muchos entierros, los primeros con 7-8 años los de mis abuelos paternos y mi padre que murieron todos seguidos casi. No me llevaron, era pequeña. Podía haber ido al de algún otro familiar y por decisión propia no fui porque no voy a ir a enterrar a alguien a quien no vi en 15 años... sería absurdo... Los dos únicos que he ido fue de un compañero de clase que murió por leucemia a los 16 años y el de mi abuelo el pasado mes de noviembre. Puedo asumir la pérdida del ser querido, puedo sentir pena, pero me cuesta ver encerrar un cuerpo, me da claustrofobia. Como dijo mi abuela al enterrar a mi abuelo: "ay con lo que le gustaba a él el aire libre acabar encerrado y tapiado...."
Nunca visito a "mis muertos" en los cementerios, no porque lo pase mal... es que no están ahí... quizá estén en un parque... en una playa... en un cine... pero encerrados no están.
Perdona el rollo patatero, hija...
BESOS

Cat's dijo...

hazme acordar de q algun dia te cuente la historia de mi abuela y su nicho. besos

Azulada dijo...

ufff que dificil amiga. Yo soy igual, nunca he ido a ver la tumba de mis abuelos, tengo fotos de ellos en mi casa y los recuerdo con muchisimo cariño, pero yo tampoco creo que donde estan sus restos es donde vive su memoria... A veces creo que la gente le pone mucho enfasis a los cementerios, cuando en realidad la memoria de aquellos seres queridos esta aquí, presente, todo el tiempo... y no hay que viajar a ningun lugar para encontrarla...
te deseo la mejor de las suertes para que se arreglen las cosas con tu tia, un besote,

Ana dijo...

Vaya tema sacaste!
Creo que todos tenemos
(o tendremos)problemas parecidos.
En mi família,támbién hay una tía
que se ocupa de todos esos temas:misas,flores,limpiar nichos....
Pero las últimas generaciones,pensamos como tu,hay que cuidarlos de vivos y recordarlos tal como eran!

Besos

MARISA dijo...

uis.. yo pasooooo me dan yuyu.. mi gente esta toda viva aún, pero de alejandro no, quemados y al mar..que fluyan...

Victor dijo...

Si hay algo en lo que puedes recordar a tu padre es en ti misma y en tus hijos, sin él nada sería posible, ese es el real sentido de la vida, y creo que es cualquier cosa menos el culto a la muerte.

A pesar de todo aún no logro asimilar la básica lógica de la muerte.

Besos enormes

Anónimo dijo...

Perdonad por la intromisión. No me conoceís y me parece interesante el tema que has sacado. Hablais del culto a la muerte, que es una tradición, el final de una vida terrenal, que en cada cultura se vive de manera diferente e individualmente cada uno lo lleva como puede. No creo que debas justificar tus actos, aunque la familia siempre lo exige, ni tener remordimientos, que la familia queriendo o no provoca.
A mi me gustan los cementerios. Cuando voy a alguno, hace tiempo que no lo hago, me siento tranquila, yo respiro alli paz, me gustan los cipreses (me parecen solemnes), me recuerda lo efímera que es la vida, y hasta cuando la palmas siempre hay clases. En las visitas que he hecho por gusto nunca he vivido un momento trágico, la gente limpia con respeto y orgullo su tumba, y si hablas con ellos siempre te recordarán lo bueno, nunca lo malo de su ser querido.
Para mí un cementerio es paz, reencuentro y, aunque te parezca increible, belleza.

Veca dijo...

A mi no me gusta nada ir a los cementerios ni entierros ni nada de eso.

Cuando me muera, quiero que me incineren y que me entierren en el jardín de mi casa. Tienes razón en que tu padre está contigo en cualquier lugar, mientras que lo tengas presente en tus pensamientos, no se irá y eso creo que será durante toda tu vida.

La labor de tu tía está muy bien, pero la tuya también. Simplemente son dos maneras de acordarse de un ser querido que ya no está con nosotros.

gema dijo...

El viernes tuve que ir yo a uno de ellos, también hacía muchos años que no iba de entierro, si de visita...algunos realmente son hermosos y es en momentos agradable pasear por ellos...
Afortunadamente mis padres están vivos y espero que me sigan dando guerra por muchos años, pero mi padre me pidió el viernes (mientras enterraban a su hermano) que cuando fuera cenizas le echase un vaso de vino por encima...me pareció hasta gracioso...y no es un tema que me agrade para nada...

Agata dijo...

GEMA:lo siento mucho.Y siento la casualidad de lo de tu tío y de mi post.

PARANOICO ILUSIONISTA dijo...

Todos los gestos, todas las atenciones, todos los regalos que sean en vida... Me parece ridiculo la existencia de los cementerios, cultivar la memoria delante de una piedra cuando hay tantos rincones llenos de vida que alimentan de verdad el recuerdo....

Denise dijo...

:-P
Yo no acabo de entenderlo, digo, lo que queda ahí al cabo de unos años es nada de nada. Simbólicamente puede significar loque quieras, pero no veo por qué deberías ir si no te apetece... es raro.

NuNú dijo...

Yo estoy contigo. Creo que tu padre no est� all� y ole por ti que has sabido decir NO a algo que no tiene sentido para ti.

Besos, guapa