viernes

No recuerdo.


Voy a coger cualquier día de mi vida. Y voy a elegir de ese día un momento, podría ser el de guardar la compra que he hecho. Ya está... Al cabo de las horas viene mi pareja de trabajar. Viene a comer, es mediodía. Y la mesa no está puesta. No huele a comida. La cocina está revuelta. Pero no hay indicios de que yo haya hecho el almuerzo. El me pregunta extrañado. Y más extrañada lo miro yo. Me pregunta qué ha pasado. Y yo, lo que puedo recordar, es que he ido a hacer la compra y la he subido a la casa. Eso es todo. Pero no recuerdo dónde he guardado los filetes, ni el pan, ni las patatas... No los he encontrado y además no sé qué tenía que hacer con esas cosas. Por supuesto, él se asusta. Empieza a buscar por la cocina. Y descubre en el carro de la compra todos esos ingredientes. Yo juro y perjuro que no los dejé ahí. Alguien está conspirando contra mí. Y mi pareja es una de ellas. Creerá que estoy loca. Pero no lo estoy. Sólo he ido a hacer la compra y nada más. El me mira y me dice que tenemos que ir ya al médico. Que otro día me fui a ver a mi madre, aparecí dando vueltas por otro lado de la ciudad y luego no recordaba nada. Este hombre me quiere volver loca. ¿Cómo cree que yo soy capaz de hacer eso?. Yo sé lo que pasa en mi vida. Se lo está inventando todo. No sé si un día lo quise. Ahora no recuerdo...
El Alzheimer ha entrado en mi vida. Mi tía, una de las personas que más quiero. Mi abuela, su madre, también lo tuvo. Siempre he tenido un deseo, siempre. Que cuando algo sacudiera mi vida, que cuando me llegara el momento de enfermar, mi cuerpo y mi mente estuvieran sincronizados. Ahora más que nunca lo pido a gritos.
Foto del Flickr. Autor: federico.soffici.

13 comentarios:

CRIS dijo...

Agata... genial tu escrito y durísimo el tema.
Mi abuela hace tiempo, cuando mi abuelo aun vivía, un día le sirvió a él su comida (ella hacía compra, cocinaba, etc.)y cuando ella se sirvió su ensalada, lo hizo sobre el mantel, no puso plato... Mi abuelo se asustó y fueron al médico. Este les dijo que eso era estrés y no Alzheimer (ya entonces mi abuelo estaba malo y ella agobiada) y les dijo: no os preocupéis si ha olvidado el plato en la mesa,preocuparos el día que vea un plato y no sepa su nombre ni para qué vale... Duro, eh!
Ahora tiene mas síntomas.. pero los casos que conozco son tremendos... hasta acaban olvidando cómo se mastica, que hay que tragar la comida... Espero que esos sean los menos casos porque a mi de pensarlo me dan ganas de llorar. Qué deterioro tan tremendo... me da pánico verlo en los demás y en mí misma.
Agata... siento si me he extendido. Estaré al tanto de cómo va este tema...
Nos vemos!!! Hablamos!!
besos de corazón

Veca dijo...

El alzheimer es una enfermedad durísima. Yo trabajé en un hospital privado que trataba este tipo de enfermedades. DE hecho, el director es uno de los doctores que más reconocimiento internacional está teniendo con sus estudios y es realmente duro ver a gente que no se acuerda ni como se llama...........pero tu tranquila eh. Un abrazo muy fuerte.

Cat's dijo...

No sé como encarar el tema, es tan duro... sobre todo para la gente que a su alredor es testigo del deterioro mental que tiene un ser querido.Cómo hacer para resignarse?

Ojalá tuviera la rspuesta amiga, sé que suena egoísta, pero no te mereces pasar por esto. Mi apoyo incondicional para los dos.
besitos

PARANOICO ILUSIONISTA dijo...

Vivo cerca de uno de esos pacientes, de esos que la enfermedad les toca al lado y se convierten en victimas de un dolor que deben guardar en intimidad... duro.
Me quedo con tu grito, que la vida siempre me guarde un parentesis de lucidez para poder irme si consigo comprender que mi cuerpo y mi cabeza ya no marcan el mismo compás.

Besos sinceros.

PARANOICO ILUSIONISTA dijo...

Vivo cerca de uno de esos pacientes, de esos que la enfermedad les toca al lado y se convierten en victimas de un dolor que deben guardar en intimidad... duro.
Me quedo con tu grito, que la vida siempre me guarde un parentesis de lucidez para poder irme si consigo comprender que mi cuerpo y mi cabeza ya no marcan el mismo compás.

Besos sinceros.

jose carlos dijo...

Hola pasaba a saludaros y os dejo un abrazo.

Chasky dijo...

Joder con el Jose Carlos este del comentario de arriba. Con el post que has escrito y este tío comenta por comentar, buscando sólo que pasen a verlos. Me da asquito.

En cuanto a lo que has escrito no sé ni qué comentar, pensaba no hacerlo porque no sabía qué decirte en un momento así. Lo único que se me ocurre es desearte lo mejor y que no pierdas nunca la esperanza. Ahora toca luchar.

CRIS dijo...

A todo esto que digo yo que espero que mi memoria nunca me haga olvidar la tarde del 13 de septiembre de 2008. GRACIAS CHICOS, sois un tesoro sin precio.

besos

MARISA dijo...

puff.. me emparanoya un poco este tema sabes? porque soy fuerte y seré capaz de encarar lo que sea.. pero porque mi vida es tan maravillosa que me aferraré a mis recuerdos, amis buenos momentos, a cuando tenia un blog, a...el problema es que no tenga dónde agarrarme.. me dejas muy jodida porque aunque no tengo a nadie cerca con esta enfermedad, me provoca mucha ansiedad pensarlo..

Manuel (Cedric) dijo...

Es un tema muy crudo el del post de hoy, aunque por desgracia muy frecuente y, para el cual hay, nos guste o no, muy pocas soluciones médicas hoy por hoy. La cirugía ha avanzado mucho, pues se trata de abrir, mirar, reparar y cerrar, pero la medicina, especialmente en lo referente al cerebro, está aún con muchos temas pendeietes de resolver...

En cuarto modo, sé lo que es sufrir cuando se ve a un pariente así, pues mi abuela materna tuvo frecuentes problemas de comportamiento, a causa de deficiencias de riego sanguíneo cerebral, aunque por lo demás estaba bien, y murió con 94 años.
Es muy duro para el enfermo, pero más aún con los familiares que han de convivir con él, pues aparte de sufrir su comportamiento anómalo e imprevisible, duele mucho ver cómo se va degradando un ser querido...

Un saludito desde Valencia.

Agata dijo...

CRIS:yo no quiero nunca olvidar la tarde del 13 de septiembre...
A TODOS:no os preocupéis por mí,no quiero agobiaros mucho con el tema.Voy a ser fuerte.Y vosotros me ayudáis más de lo que creéis.Aunque no hagáis comentarios.Os tengo ahí.Un beso.

Black Betty dijo...

He leído varias veces el post, tratando de decir algo inteligente. Y no me sale... de verdad. No puedo articular nada. Así que mejor un abrazo. GRANDE.

NuNú dijo...

Querida Ágata:

Tu cuerpo, tu mente, tu corazón están sincronizados con la vida. Estoy segura de que vas a encontrar la manera. Y nosotros aquí que lo vamos a ver, porque tú nos lo vas a contar.

Muchos besos y mucha fuerza