miércoles

57


Un número bonito para llevar en los cupones. También es bonito vivir en la Calle Esperanza número 57. Llegar a los 57 y celebrarlo por todo lo alto, sería estupendo. Tener 57 pares de zapatos. Ayudar en un día a 57 personas...El número 57 puede ser bonito. Sólo hay un momento en que se convierte en pesadilla sin sentido. Juzguen ustedes...hay algunos que deberían tener 57 dolores de muelas.
Foto del Flickr. Autor: Tony Blay.

9 comentarios:

Alfonso dijo...

Quién siembra, recoge. Ya tendrán 57 homosexuales en sus familias, en formas de hijos, nietos, etc...

Victor dijo...

Eso a todas luces es un asesinato repugnante.

Dejemos de caminar hacia atrás, ya es bastante.

Yaciretá dijo...

Yo es que lo de los jurados populares nunca lo he llegao a entender nunca... Entonces para que se tiran los jueces estudiando años y años?...

NuNú dijo...

¡Qué fuerte! Para saber estas cosas, prefiero no saber del mundo, qué terrible, qué horror el asesinato y qué horror esa justicia...

BEsos, guapa

rakel dijo...

Sin palabras, sangrante e indignante. Así va el mundo...

Angie dijo...

¡ I N D I G N A N T E !

Anónimo dijo...

vivo en esa ciudad, y más o menos (qué remedio) te van enterando;
el jurado popular, ja! antes ya los medios habían hecho juicio.
a mi me da igual 57 q 20, 100, 12...ls matemáticas ahí no llegan, son para otra cosa.
(sólo 4 fueron mortales, dicen, qué cosas)
el juicio ha sido vergonzante...el chaval no sé, que lo analicen otros.
eso sí, aquí, y en otros sitios, hay muchas puñaladas, de sobra, la orientación sexual me importa a medias, aunque puede ser que al jurado le haya influido.
Hay q tener morbillo de tele-localia para aceptar pertenecer a un jurado así.
espero haya justicia poética, al menos, que le caigan homos en la familia, como decía alguien.
las manis aquí, me parece que ya andan en marcha...mucha gente calla a lo zorro, antes no.
saludos.

siloam

BlackBetty dijo...

Da verguenza... mucha, del ser humano.

Rukaegos dijo...

57 razones más para desterrar de nuestras vidas los prejuicios, la homofobia y los homófobos.

Saluducos norteños