sábado

Descubrimiento infantil


Cuando era pequeña hice un descubrimiento muy raro.
Me gustaba asomarme a la ventana de mi casa. Veía pasar a la gente por la plazoleta. Unos iban. Otros venían. Jugaban los niños al escondite. Los más "populares" llevaban una bicicleta. Y me gustaba ver cómo se turnaban unos y otros para montar en ella.
La ventana de mi dormitorio daba también al aparcamiento de coches de mi barriada. Unas vistas nada fascinantes. Pero los domingos por la mañana veía algo en dicho aparcamiento que me desorientaba de manera brutal.
Veía a los hombres del barrio limpiar sus coches como si limpiaran a sus hijos. Su cubo. Su esponja. Su limpiacristales...No sé. Había algo que no cuadraba.
En las casas eran las mujeres las que ponían las mesas. Las que hacían la comida. Las que limpiaban la casa. Las que planchaban...
Ellos no.
¿Por qué sus coches eran tan importantes?
¿Más que ayudar a sus esposas o parejas?
¿Era más maravilloso y más útil tener limpio un vehículo que estaba expuesto a la lluvia, al polvo, a las cagadas de los pájaros, a los arañazos de algún vándalo?
No sé. Me dí cuenta en ese momento de que los mayores estaban algo locos.

4 comentarios:

Auxi González dijo...

Ojalá pudiésemos conservar esa clarividencia de la infancia...

Besitos desde los Carnavales, que me tienen muy absorbida ;)

Maruri dijo...

Ahora esta peor la cosa, jajajaja, las mujeres siguen haciendo lo de casa y como conducen también limpian el coche :)
Pobres hombres nos quitan todo, menos mal que hay azafatos ahora, jejejje...
Supongo que es más simple, porqué los niños juegan con el balón y las niñas con muñecas ??

Alfonso dijo...

Pues yo debo ser un niño aún, porque no lavo el coche desde ¿marisol rumbo a río? :-P

Angie dijo...

marisol rumbo a rio? jajajaja.. qué weno eres, alfonso, jajaj! yo no lo limpio por dentro desde hace... no lo digo, que hace muchoooooo, muchoooo, jajaja...