martes

Que viene el coco.

El maltrato.
Un tema duro.
Para todos.
Pero, más que nada, para los niños.
Sienten un miedo espantoso.
Escuchar a tu madre chillar no es bonito.
El mero hecho de que la puerta de la casa sea abierta por el alcohólico de tu padre...
Ya viene.
Ya viene el coco.
Cuidado. No te metas. Nunca te han dado. Pero su mirada te mataría si lo haces.
Ya cuando lo ves con un cuchillo, te estremeces. Hasta te orinas encima.
Cuidado. Que viene el coco.
Tu mamá tiene un bebé en la barriguita. Cuidado, que el coco le ha pegado antes de nacer.
Shuuuuuuu....Duérmete, niña. Duérmete. Que el coco está con mamá.
No querrás que venga a darte tu merecido, ¿verdad?
La niña que desea que papá muera. La niña que lo pide con ganas.
Shuuuuuuu....Lo mismo...lo consigue.
Pero que no se entere el coco.
Vendría a por tí.

7 comentarios:

Alfonso dijo...

Si es uno que es adulto, y no puede entenderlo, cuánto más un niño. Luego no nos quejemos que crecen como monstruitos.

El Espiritu de las Navidades Pasadas dijo...

Pufffff...con que cuerpo me has dejado. Que duro y que real. No se si darte la enhorabuena por el efecto conseguido o dejar de pasarme por aquí una buena temporada (claro que seguiré pasándome). Esto de que te remuevan la fibra de esta forma es muy duro. Joder...

Agata dijo...

ALFONSO:no creo que todos crezcan como pequeños monstruos.
EL ESPÍRITU...:es duro pero,desgraciadamente,muy real.No dejes de pasarte.

FEDE dijo...

Uf! Ágata... cariñito. Los pelos que no tengo se me han puesto como "escarpias".

Mira, yo soy padre "tardío" tuve a mi unico hijo cunado yo tenía 41 años, antes de ser padre este relato o cualquier otra cosa relacionada con los sufrimientos de un niño no me afectaban tanto, después de ser padre ya no puedo soportar ni leer, ni oir, ni ver nada que conlleve el sufrimiento de un niño.

¿Cómo un padre puede hacer tanto daño a su propio hijo?

Besos.

Agata dijo...

No lo sé Fede.No sé porqué hacen daño a esos seres indefensos.Pero me pongo la capa de Superagata e intento acabar con todos los cocos del mundo.
Un beso a tu niño. Tiene suerte de tenerte.

rakel dijo...

Terrorífico!!

MIGUEL ANGEL dijo...

Yo tambpoco llegaré a comprender por qué el maltrato a los más pequeños cuando son seres tan inocentes y llenos de tanta ternura y amor.
Tengo un sobrinito, y si te soy sincero se me cae la baba cuando me dice yeye.... Será que tengo instinto paternal y lo hecho en falta. En fin. Felicidades por este post porque me ha encantado.