sábado

Orgullo


Hace años yo era orgullosa.
Ahora estoy orgullosa.
No es lo mismo ser que estar.
Y es que cuando miro a mis hijos y los "remiro"...un orgullo muy intenso empapa mi alma.
Sí. Parece pedante hablar de algo tuyo como lo mejor.
Pero estoy orgullosa de todo lo que hacen: del amor con que lo hacen, de las ganas, de lo poco que se "pavonean", de los sencillos que son. De lo lindos que son.
Cuando veo que ya no puedo peinar a mi hija sin tener que sentarla en una silla porque no "llego"...Cuando mi hijo me abraza y nos damos un chocazo porque tenemos la misma altura...siento que estamos en "otro ciclo".
Niños...papá y yo os queremos. Muchísimo.
Ojalá algún día ellos quieran "colaborar" en éste blog. Cuando sean mayores de edad, claro. Aportarían mucho, más de lo que yo pudiera hacer.

5 comentarios:

Dulós, 46 años, periodista. dijo...

Y que hay más bonito que ver que una ha sido capaz de educar a unos niños buenos, educados, cariñosos... Con lo que corre hoy por ahí!

Eso quiere decir que la mamá es fenomenal y ha sabido hacerlo muy bien.

Felicidades, preciosa!!!

Agata dijo...

Bueno,hay días en que no lo hago muy bien...Pero gracias,por la parte que me toca.Esto no sólo es trabajo de uno.Su padre tiene muchísimo que ver.Y han tenido suerte con sus amigos y profesores.
Lo mejor que tienen:que saben escuchar.
Un beso,chula.

Alfonso dijo...

jaja Estás como una gallina clueca jjj :) lo de ser y estar explicáselo a los ingleses, que los volverás locos jjj son más practico con el verbo tu bí. :P

MIGUEL ANGEL dijo...

Es cierto que educar a los hijos hoy día no es tarea fácil.Ahora influye mucho el ambiente, los círculos de amistades, y si encima tienen un modelo de padre ejemplar pues mejor que mejor. Yo tuve la misma suerte que tus hijos y hoy día me siento super orgulloso de ser como soy y de haberlos tenido. Un beso.

Kim Basinguer dijo...

Está el suelo mojado....jajajaja.