jueves

The Road


Bueno, parece que la moda de dejar los títulos en inglés en las películas, se está trasladando a la literatura. En fin, qué le vamos a hacer.
No he podido resistirme a leer esta novela por varias razones, la primera porque me habían hablado muy bien de ella. La segunda, porque en este momento me interesa mucho cualquier cosa que trate sobre las relación entre un padre y su hijo y la tercera, porque no había leído nada de Cormac Mc Carthy y ya iba siendo hora.
La novela es intrigante, cautivadora y hasta cierto punto, diferente. No cuenta la historia de forma convencional, no podemos identificar a los personajes por sus nombres y las descripciones de los mismos son sencillamente inexistentes. Casi todo es diálogo y la acción es casi ausente. No por ello deja de interesar. Lo que pasa es suficientemente atractivo como para mantener la tensión.
Eso sí, no esperéis una visión optimista de la humanidad. El final deja un desasosiego molesto. Por lo demás, la traducción de la edición que leí es infame, porque la novela lo vale si no hubiera tirado el libro por el retrete.

4 comentarios:

carlos dijo...

A mí me humedeció los ojos, algo que no es normal.

Cinérea.

;)

Satie dijo...

Pues sí, es fácil emocionarse con ella, sobre todo porque lo que plantea no parece tan lejano...

irene dijo...

Puede que sea una cobardía, pero de momento no están mis ánimos como para leer algo que me cause desasosiego, aunque nunca se sabe, ahora estoy leyendo El tiempo entre costuras, me está gustando, veremos cómo termina.
Un beso, Ágata.

^Aishka^ dijo...

Yo la leí hace mucho... Lo que no he visto es la película. Tengo la sospecha de que me decepcionaría...

Un saludo!