jueves

Tewodros II


Un angelito que en el siglo XIX se convirtió en emperador de Etiopía y se autoproclamó descendiente directo del rey Salomón, esto último lo aseguraban todos los que llegaban al trono del país africano.
Pues el amigo Tewodros trató de manera muy chunga a sus conciudadanos y no dudaba en pasar por la pira a muchos de ellos sólo porque se interpusieran en sus majestuosas voluntades. Con un harén bastante numeroso sus relaciones familiares tampoco es que fueran un modelo.
No obstante, por lo que se le conoce en Etiopía, no es por sus fechorías, sino por plantarle cara a su graciosa majestad británica, Victoria.
Finalmente claudicó, pues tuvo encarcelados a varios súbditos ingleses hasta que el general Napier le convenció de que no era muy inteligente luchar contra los hijos de la pérfida Albión.
Por lo demás, como digo, muchos chavales llevan en camisetas su rostro com si fuera el Che del
s.XIX, olvidando sus muchos desmanes.

1 comentario:

Alfonso dijo...

Ummm, qué pasional y tórrida la portada ;-)