jueves

Puk.


Sábado por la mañana. Voy a encender mi móvil como cada día e introduzco el número de pin. No sé qué narices me pasa que no logro recordarlo. Así que lo intento varias veces. Hasta tres me da el puñetero móvil y las tres las consumo. Nada. Que se me quedó bloqueado el móvil. No puede ser. Esto no me está pasando. Llevo años usando el móvil pues, cuando pocos lo usaban, yo lo tenía por estar localizada en mi trabajo. El móvil para mí empezó siendo una herramienta de trabajo horrorosa. Mi móvil pesaba más que las botas de un guardia civil...La batería era como una plancha de viaje. Sin palabras...
El caso es que me vi sin móvil. Bueno, lo tenía delante pero como si no lo tuviera. No podía llamar ni hacer llamadas. El muy "tunante" me pide un número de puk. ¿Número de qué? Si no era capaz de recordar cuatro dígitos ¿cómo voy a recordar ocho?
Mi pareja me recuerda que en la caja donde venía el móvil cuando lo compré venía dicho número. Lo primero encontrar la caja del móvil. Me entró una risa nerviosa. No sabía si la había tirado o no. Para qué quiero yo la caja del móvil. Si lo que me interesa es el móvil. Es como si guardo la caja de los huevos y me como los huevos...
Pero la había guardado. Hace dos años de la compra de mi último móvil. Sí, si...Mucho tiempo. Pero la tenía. Y no gracias a mí, le hice caso hace dos años a mi pareja para que la guardara. Pero la tarjeta donde venía el número de pin y de puk no estaba. La risa nerviosa pasó a ser histérica...JAJAJAJAJA....Qué mierda, tengo una caja de móvil de hace dos años sin nada. Ocupándome un espacio en mi casa...Y sin tarjeta del pin y puk...Esto parece algo psicodélico, entre lo que me estaba pasando y el nombre de lo que buscaba...
Un momento de lucidez se apoderó de mí...Cogí el móvil de mi pareja(de la misma compañía telefónica) y marqué el número gratuito de ellos. Una chica muy simpática, que yo adoraba como si me fuera a salvar la vida me facilitó otro número de puk. Tan cardíaca estaba yo que lo apunté mal. Así que volví a llamar horrorizada...Un chico la mar de lindo me lo volvió a dar.Y yo lo apunté bien...Ya tengo el móvil operativo. No es que esté enganchada a él, pero mis tíos(los que viven solos y son mayores) ante cualquier cosa me llaman ahí. Además me sentía rara. Incomunicada. Y una pena y una congoja se apoderó de mí durante el día. Y eso que yo soy de las que digo que el mayor placer es ir sin reloj ni móvil.
Y Angie, ese sábado me estaba llamando...Pobrecita. No importa hija, por lo menos me sirvió para hacer un post. Una que recicla....jajajajaja.
Foto del Flickr. Autor: LUZairlines.com

13 comentarios:

Alfonso dijo...

Ains con lo que me gusta a mí un móvil... no tienes que buscar nada, sólo llamar a atención al cliente, o entrar en tu página web con tu usuario y contraseña y buscarlo ahí... porque ¿estarás dada de alta en la página web de tu compañía de teléfonos, para ver tus gastos, facturas, cambiar tus servicios, y ver entre otras cosas tu puk, verdad Agata? ñec ñec ñec jijijiji
NOTA:como metas varias veces el PUK mal, inutilizas la tarjeta y te tienes que ir a una tienda.

Agata dijo...

ALFONSO:jorrrr....

Agatha Blue* dijo...

... Generalmente es lo primero que cambio cuando tengo móvil nuevo. El pin. Siempre el mismo. En todo.

Así nunca me olvido.

Besitos! Me reí mucho con este post... me recordaste a una amiga mia.

Agatha Blue*

Druid dijo...

Jejejejejeje...
creo que los fabricantes de moviles generan en ellos un tipo de onda que interfiere en nuestro cerebro, y cuando no lo tenemos operativo nos volvemos ansiosos para que vuelva a funcionar... como tener el mono o algo asi...
Tan solo algunos osados y "raros" (como mi pareja) pueden vivir sin movil... me consta que estan pendientes de estudio por la ciencia.
necesito dormir.
pfsss...
Bicos.

Cat's dijo...

esta historia me suena de haberla leido en otro lado....el mundo de angie? jejejeje es que el puk....que haremos in un puk???? qué manera mas sutil de controlarnos, por dios....

Cris dijo...

Lei la historia en el blog de Angie y aunque me daba risa porque lo cuentas con un arte que no veas y estabas en plena crisis telefónica, pues jope... qué momento!!! ahora que lo vuelvo a leer me voy a poner como loca a buscar mi pun, pan...¿ puk? que no me lo se, por supuesto no tengo la caja del móvil... a ver si sigo el consejo de Alfonso y lo veo en la web....
propongo el día sin móvil y sin reloj... si.... que liberación... que agobio de móvil , cada día le tengo mas manía...

Veca dijo...

jeje, a mi nunca me pasó eso, porque el número de PIN es un número muy importante en mi vida, así que no se me olvida. Menudo momentazo eh!!

Chasky dijo...

Algo así me ocurrió a mi después de echarme la siesta, apagué el móvil para que nadie me molestara y al levantarme estaba tan agilipollado que bloqueé el móvil.

Sergio dijo...

Que manera tan comica de contar una tragedia de una manera tan comica y agradable, me hiciste reír un buen rato, que bueno que se te resolvió, yo sin movil no puedo andar, duermo con el debajo de la almohada.

Saludos

Denise dijo...

Uy, qué estrés, no sé donde está mi PUK. Me tranquiliza que te den otro en caso de emergencia... Por cierto tendría que cambiar mi móvil, tiene 4 años el pobre y es un desastrillo ¡y yo tanto que criticaba a mi papá por ir por la vida con un ladrillo!

NuNú dijo...

Mírala a ella que apañaíca que recicla hasta lo del puk.

¡Qué sorpresa volver a encontrar a este viejo amigo! Trabajé durante un tiempo de teleoperadora en Vodafone y allí me hice muy amiga de este. Era muy divertido, siempre aparecía en todos los chistes...

Me alegro de que no hayas perdido tu teléfono con la agenda y todo. Ya sé lo terrible que sería...

BEsos

MARISA dijo...

da gusto cuando llamáis al 123 de vf para cosas facilitas como el puk...

Angie dijo...

jajajaja! menuda odisea con el dichoso puk, Agata... Yo porque llevo tatuado el pin del movil y el de la tarjeta del banco (no te preocupes, que está en lugar muy escondido y no se ve si yo no lo enseño), pero gracias por contarnos qué hay que hacer cuando olvidas el pin y no encuentras el puk!

Un beso. Angie.
Un beso.