viernes

Gnossienne

No sé de qué escribir cuando al lado tengo a Satie en el piano tocando una exquisita pieza de él mismo...de ERIK SATIE. Gnossienne.
Mi mente se evade a otros mundos. Me recuerda a la magia. Un mago elegante hace todo un ritual de movimientos de manos que consigue que no preste atención a su truco. Es parco en palabras. No le hace falta. La atmósfera hace que todo sea...sutil. No te das cuenta y sin embargo estás embriagada de tanto misterio...
No sé qué tiene Satie...tanto el músico original como mi compañero. Elegancia y misterio. Todo en uno. Yo sé qué es lo que no quiero perder: A NINGUNO DE LOS DOS.



Quiero ser tu musa.

3 comentarios:

Alfonso dijo...

Pues como te toque un día 'Para Elisa' de Beethoven, y empiecen a caer globos de colores, con música de carrusel, y un barquito de papel recorra un charco por tu calle, te va a entrar lo que yo me sé :P

Dulós, 46 años, periodista. dijo...

Ágata, eres un cielo!!!!! Estoy mucho mejor!!!!! Besos de corazón! te escribo pronto!

Agata dijo...

DULÓS...Para mí un honor que vengas.Me alegro de tu mejoría.No sabes cuánto.Cuando vengas por Jerez tienes que buscarme.Que te tengo que invitar a una copita o dossss.Alfonso seguro que se apunta.